Se hizo justicia?; “Lalo” Ramos pagó una millonaria cifra por las lesiones de Thiago

El ex-piloto de TC, que había sido condenado por haber chocado el auto en que viajaba el nene y provocarle secuelas permanentes, terminó de abonar la reparación ordenada por la Justicia Civil. El cuadro de salud del menor es muy delicado y debe someterse a una compleja operación.

Pasaron más de siete años desde que Eduardo “Lalo” Ramos chocara el auto en el que viajaba el nene Thiago Franco y su familia y le provocara daños permanentes y, tras unas serie de dilaciones procesales, el expiloto de TC terminó de abonar la millonaria reparación económica dispuesta por la Justicia Civil.

 

En noviembre del año pasado, luego de que el abogado de la familia del nene, Maximiliano Orsini, presentara la denuncia, la sala tercera de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial había fijado que “Lalo” Ramos debía pagarle a Thiago Franco y su familia una suma cercana a los diez millones de pesos por los daños y el perjuicio causado al haber chocado el auto en el que iban el 29 de marzo de 2014.

 

El dinero abonado por “Lalo” Ramos fue depositado en nombre de Thiago en el Banco Provincia, en un plazo fijo a la orden de un juez para su uso en alternativas de inversión favorables para el nene.

 

Cabe destacar que como “reparación” Ramos había ofrecido abonarle a la familia de Thiago cerca de cien mil pesos y alquilarles un departamento frente a la clínica Fleming en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para cuando el nene debía ir por tratamientos.

 

Ese ofrecimiento había sido rechazado por la familia de Thiago y el abogado Orsini, en la causa tramitada en la Justicia Civil había solicitado una suma mayor con el fin de poder costear los permanentes tratamientos que debe afrontar el nene y mejorarle la calidad de vida a pesar del daño permanente.

 

Hoy Thiago está en una situación de salud muy delicada y tiene que ser sometido a una compleja operación neurológica en CABA, para la cual la familia espera la autorización de IOMA para su intervención.

 

Una condena con ideas y vueltas

 

Thiago Joel Franco tenía 5 años cuando el auto en el que viajaba fue chocado por Ramos y sufrió triple fractura de cráneo y debió ser internado en el Materno Infantil. Como consecuencia de esa lesión, el niño está en constante tratamiento porque padece hemiplejía, síndrome postconcusional, epilepsia y síndromes epilépticos sintomáticos relacionados con localizaciones y trastorno de la conducta sociable, que se traduce en inestabilidad emocional, ansiedad, falta de concentración, crisis de furia e irritación.

 

Desde que ocurrió el siniestro, hasta que Ramos fue condenado, transcurrieron más tres años en los que la defensa particular del ex-piloto de TC había solicitado la probation.

 

La Cámara de Apelaciones de Mar del Plata había aceptado que Ramos recibiera el beneficio de la probation, pero luego de que la el abogado de la familia de Thiago apelara, la Cámara de Casación revocó la resolución y dispuso que el ex-piloto fuera a juicio y oral.

 

Ramos estaba imputado por el delito de lesiones culposos, que prevé una pena máxima de 3 años, lo que hace excarcelable cualquier fallo. 

Finalmente en junio de 2017 Ramos fue condenado en un juicio abreviado celebrado en el Juzgado Correccional de Pedro Hooft a 2 años y 6 meses de prisión en suspenso y quedó inhabilitado a conducir por 4 años.

LA CAPITAL