MARIO RAITERI DIJO QUE "SE EXPORTA POCO LA CARNE AL EXTERIOR"

DEBIDO A LA SUSPENSIÓN QUE SUFRE EL SECTOR  PROPINADA POR EL GOBIERNO NACIONAL, SALE EN RECHAZO A LA RESTRICCIÓN DE COMERCIALIZACIÓN DE HACIENDA VACUNA, 


El dirigente de Coninagro sentó postura luego que el Gobierno Nacional suspendiera las ventas al exterior por 30 días. “Se exporta poco, va direccionado a China, y mayormente es la vaca conserva que no se consume en el país, por eso no genera problemas en el mercado interno”, aclaró.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias tomó la decisión de restringir la comercialización de hacienda vacuna en una clara señal de rechazo a la medida de cierre de exportaciones de carne anunciada por el Gobierno nacional.

Mediante un comunicado, la comisión que integran Coninagro, Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Federación Agraria (FAA) indicó que el paro se realizará desde mañana hasta el 28 de mayo.

 

Cabe señalar, que el pasado lunes el presidente Alberto Fernández tomó la decisión de suspender por 30 días las exportaciones de carne vacuna, como el propósito de contener la presión sobre los precios que se viene registraron en los últimos meses.

 

Las entidades del campo, no tardaron en salir a responder a esta determinación que volvió a poner en evidencia diferencias de criterio entre ambos sectores.

 

La producción de la carne genera 400.000 puestos de trabajo directos e indirectos en el país y a su vez ingresan 3.000 millones de dólares mediante las exportaciones.

 

“Lo que se exporta es relativamente poco, va direccionado a China y mayormente es la vaca conserva que no se consume en el país. Por eso, la salida de ese producto no genera problema de precios en el mercado interno”, dijo el dirigente de Coninagro, Mario Raiteri a LA CAPITAL.

 

“Con una medida igual intervencionista no se soluciona el problema, pero incluso se debe estudiar la cadena comercial para saber realmente donde está la distorsión entre lo que cobra el productor y lo que paga el consumidor reflejada en la suba. Una sola medida no va a corregir eso”, agregó.

 

Más allá de este conflicto, el productor agropecuario tiene claro que “se debe seguir estimulando la producción de carne”. Al mismo tiempo sostuvo que, “la realidad fue que cuando la intervención se intentó poner a prueba sirvió para que del 2006 al 2012 hubiera un aumento de 2,70 a 8 dólares. En ese lapso desaparecieron 20.000 puestos de trabajo directos, 50.000 indirectos y además cerraron 123 frigoríficos”.

 

Siguiendo con su análisis de esta incómoda situación, el referente de Coninagro hizo mencion a que “no se debe ver a la carne como una compensación salarial sino como una fuente de ingresos y recursos para el país porque en realidad el argentino tiene acceso a proteína animal”.

 

No obstante, Mario Raiteri expresó: “Tenemos confianza en que, si se dialoga con el Gobierno y alcanzamos concesos, el sector agropecuario es parte de la solución y no del problema como piensan algunas autoridades nacionales”.

LA CAPITAL

No hay comentarios :