Brote de contagios en el asilo de ancianos de Miramar

Se estima que unas 25 personas contrajeron la enfermedad. Hay un caso grave con asistencia respiratoria mecánica, dos en estado moderado y varios con afectaciones leves y asintomáticos, bajo aislamiento en hoteles y otras residencias de Miramar.

Un brote de contagios de coronavirus registrado durante los últimos días en el asilo de ancianos municipal de Miramar, habría afectado a unos 25 residentes del establecimiento, permaneciendo uno de ellos en estado grave con asistencia respiratoria mecánica en el hospital “Marino Cassano”.

 

De esta manera, se estima que el 80% de las 32 personas que viven allí habitualmente, se infectó de Covid-19. Uno de los casos se encuentra en condiciones graves con asistencia respiratoria mecánica en el hospital municipal “Marino Cassano”, dos bajo estado de salud moderado y el resto con molestias leves, o asintomáticos, bajo aislamiento en hoteles y otras residencias.

 

Unos días atrás, había fallecido un hombre de 90 años que vivía en este edificio situado en calle 44 y 1, y fue el primero de los casos detectados por lo que se diagramó desde la comuna un operativo para tratar de controlar el replique de contagios.

 

En conferencia de prensa, la información más precisa vino desde el lado del director de Tercera Edad y Discapacidad, Tomás Besteiro, dado que el secretario de Salud, Oscar Hoyos, se mostró poco claro en los conceptos, como en gran parte de lo que va de la pandemia.

 

“La situación está bastante controlada, se actuó con los protocolos correspondientes del Ministerio de Salud y estamos a la espera de más resultados”, dijo Besteiro.

 

“Todavía es muy difícil encontrar el nexo epidemiológico, aparentemente algún asintomático había estado con algunos de los internos y sabemos cómo funciona. Es muy difícil que respeten los protocolos, hay personas con un deterioro cognitivo importante con un promedio de edad de 76 años, varios casos de demencia y otras patologías de base”, agregó.

 

Desde el comienzo de la pandemia se diagramaron burbujas divididas en tres turnos de trabajo para justamente evitar que los enfermeros y empleados de maestranza se cruzaran entre sí para y no tener que aislar a todo el personal. No obstante, aun se esperan más resultados de test para confirmar o no más infectados.

 

“Los empleados de salud están expuestos al virus en su vida cotidiana y a pesar que se vinieron respetando desde marzo las medidas de seguridad e higiene en algún momento esto podía pasar”, sostuvo el funcionario.

 

Otros establecimientos

 

“Por el momento en otros cinco establecimientos tenemos un solo caso positivo, esto no despertó mayor preocupación ya que por lo que nos dijeron no tenía contacto con otros ancianos”, remarcó Besteiro.

LA CAPITAL