Su abuela había muerto por coronavirus y realizaron el sepelio: un día después les avisaron que estaba viva

El fallo se produjo en la clínica Santa María de Mendoza. La familia de la mujer, de 71 años, despidió los restos de otra persona que todavía no fue identificada.

La familia de María Dora Garro, una abuela de 71 años oriunda de Mendoza, recibió la peor noticia la madrugada del jueves pasado. Ese día los llamaron desde una clínica de la capital mendocina y les dijeron que la mujer había fallecido por coronavirus. En el centro médico, a los seres queridos de Garro les entregaron el acta de defunción y hasta les dieron un cajón con un cuerpo que fue sepultado en una breve ceremonia.

 

Pero al día siguiente llegó la sorpresa: desde el sanatorio volvieron a comunicarse con los parientes y les informaron que había habido un error y que en realidad María estaba bien y seguía internada. El hecho ocurrió en la Clínica Santa María y los familiares de la mujer mayor lo dieron a conocer en redes sociales para reflejar “el mal momento que nos hicieron pasar” y “así esto no vuelve a suceder”.

 

“Hace diez días mi tío llevó a mi abuela a su médico de cabecera de la Clínica Santa María por un fuerte dolor de espalda. La revisaron y la mandaron a la casa con medicación. El día lunes 7 de septiembre mi abuela estaba con un fuerte dolor de pecho, por lo que decidieron volver a llevarla a la clínica. La dejaron internada diagnosticándole principio de neumonía. Desde ese día no pudimos volver a verla”, contaron en un texto compartido en Facebook.

 

Y continuaron: “El jueves 10, a la 01:30, recibimos el llamado con la noticia de que mi abuela había fallecido. En su acta de defunción dictaba fallecida por COVID-19, entre otras. Con todo el dolor del alma, ese mismo día, aproximadamente a las 15:30, la enterramos, sufriendo el trauma y el dolor de esa situación”. Jorge, uno de los hijos de María, relató al diario Los Andes: “Nos dieron un ataúd cerrado y solo pudimos estar en la morgue unos minutos”.



El acta de defunción que compartió públicamente la familia


Pero para su sorpresa y la de los demás, al día siguiente sucedió lo inesperado. Cerca de las 15 del viernes, los familiares volvieron a recibir un llamado desde la clínica. Les avisaron que la abuela estaba viva y “pedía por sus hijos”. Jorge fue de inmediato hacia el sanatorio ubicado en la calle Federico Moreno al 1500 para encontrarse con ella. Ese momento quedó registrado en un video que él mismo grabó. “¿Cómo puede ser que esto suceda en una clínica? ¿Cómo puede ser que jueguen así con los sentimientos de una familia? ¿Esto es realmente una clínica seria?”, se preguntaron en el entorno de la mujer.

 

Shirley, una de las nietas de la mujer, aseguró a Infobae que su abuela en realidad no contrajo coronavirus. “Le hicieron dos hisopados y ambos les dieron negativos. Lo único que ella tiene es neumonía”, informó. Por estas horas, María “sigue internada recuperándose, gracias a Dios muy bien”, agregó la joven.

 

Play

El momento en que María Garro se reencuentra con uno de sus hijos

El director de la clínica Santa María, Ricardo Diez de Oñate, dio explicaciones públicamente este sábado. En diálogo con radio Nihuil, aseguró que todo se trató de un fallo “involuntario” en el certificado médico. “Fue un error administrativo. No ha sido querido por nadie. Es una situación no querida que pasa en medio de la pandemia en la que estamos todos los médicos trabajando incansablemente”, sostuvo.

 

Y agregó: “Todas las instituciones de salud están desbordadas literalmente. Es lo que ha pasado en Europa y está pasando en Mendoza. No se lo atribuimos a la pandemia ni al colapso, pero todos los médicos estamos trabajando a más no poder”. "Se enmendó el error y gracias a Dios la paciente está muy bien”, finalizó Diez de Oñate.

 

La familia está evaluando realizar una denuncia ante la Justicia. Por otra parte, no trascendió la identidad del cuerpo que fue sepultado.

INFOBAE

No hay comentarios :