POSIBLE DESCENSO A FASE3-GRAL ALVARADO

Manifestaron su preocupación ante la señal que dieron las autoridades municipales por el incremento de casos de Covid-19 especialmente en Miramar y Otamendi. De confirmarse esta medida, podrían paralizarse todos los proyectos de obras edilicias a partir de la próxima semana, generando un fuerte impacto económico en el sector.

Desde el Centro de Técnicos de General Alvarado (Cetiga) mostraron una profunda preocupación, al observar el anuncio de medidas gubernamentales locales, que plantean la posibilidad de bajar a fase 3 de la cuarentena, producto del incremento de casos registrados las últimas semanas, sobre todo en Miramar y Nicanor Otamendi.

 

De prosperar la medida, entre otras cosas, directamente habría una paralización de todos los proyectos edilicios desde el próximo lunes.

 

“Se prolongaría aún más su agonía con las consecuencias sociales que apareja la suspensión de un motor productivo como lo es la industria de la construcción, generadora de trabajo en ámbitos formales e informales”, destacaron desde la institución.

 

Asimismo, en un escrito hecho llegar a la prensa reflejaron que, “es innecesario profundizar sobre la dramática situación actual del sector y su incidencia en la economía local, conocida ampliamente y visible por el conjunto de la sociedad, la industria de la construcción es madre de industrias, no solo tiene impacto directo sino que tiene un gran impacto indirecto”.

 

Contrariamente al criterio que se sigue sosteniendo desde la Provincia de Buenos Aires , los técnicos de General Alvarado entienden que, “las obras privadas deberían ser habilitadas en fase 3, teniendo en cuenta que existen condiciones particulares muy razonables para su desarrollo que son propias de la actividad misma, como de la región en la que se desarrolla.  La impronta predominante urbano-ambiental del Partido de general Alvarado y sus ciudades, no se puede comparar con las que caracterizan al conjunto del AMBA ni tienen la estructura de lo que se suele definir como conurbano que rodea a la capital del país”.

 

Al mismo tiempo añadieron que, “son los lugares en los que se piensan, cuando se elaboran los criterios de las fases y que actividades productivas quedan excluidas. Por el contrario, no compartimos con aquellas regiones ni las dinámicas demográficas, ni de movimiento de transporte público entre jurisdicciones, ni las grandes aglomeraciones de transeúntes en espacios públicos”.

 

En otro párrafo del escrito argumentaron que, “la construcción es una actividad habituada a los sistemas de seguridad estrictos y la naturaleza misma del trabajo es compatible con el distanciamiento, los espacios ventilados y demás cuidados preventivos”.

 

Protocolo

 

“La obra pública viene funcionando desde marzo, en condiciones de Fase 1 con aceptable éxito siendo ejecutada por los mismos actores del sector empresarial y de la provisión de insumos”, suscribieron los técnicos.

 

Por todos estos motivos y porque no puede obviarse la trascendencia económica y el efecto multiplicador de la actividad, existe una real necesidad  que los proyectos privados continúen en el Partido de General Alvarado, más allá de la determinación de un posible descenso a la fase 3.

 

“Ya no alcanzan ayudas económicas menores ni promesas futuras de incentivo a la actividad o agilización de gestiones -resultando a estas alturas casi placebos inútiles-, las obras privadas no deben paralizarse y los próximos días serán decisivos en cuanto al comportamiento de las instituciones involucradas”, concluyeron miembros de Cetiga.

LA CAPITAL

No hay comentarios :