VARIOS ALLANAMIENTOS POR PEDIDO DE FISCALÍA LOCAL-PERSONAL POLICIAL HASTA DESCUBRE DROGAS-MIRAMAR

Personal en conjunto cumplimentaron Ordenes en Calle 57 y 30, donde no se hallaba el investigado como asi tampoco elemento de interés; calle 49 y 32, sin hallar elementos que aporten interés; calle 28 y 51, hallando en el lugar una licuadora, una juguera, una tostadora presentando características idénticas a las anunciadas. 

Se notifico de FORMACIÓN DE CAUSA POR EL DELITO DE ENCUBRIMIENTO AL INVESTIGADO; Calle 28 entre y 53 encontrando en el interior de la finca una licuadora y una tostadora de idénticas características a las anunciadas en Oficio Judicial, como asi también 16 plantines de la sustancia cannabis sativa.

En el curso del diligenciamiento el masculino domiciliado en el lugar sostenía un arma de fuego, el cual la direcciona hacia la humanidad de efectivo policial, quien a fines de resguardar su integridad física y al encontrarse en peligro inminente su vida, efectúa una detonación en pierna izquierda del investigado, acción que el sujeto arroja el arma hacia terreno lindero, la misma posee secuestro activo. Se constata que resulta lesionada de arma de fuego una femenina pareja del investigado. Siendo ambos trasladados de urgencia al nosocomio, presentándose estables ambos si riesgo de vida. 

Fiscalia intervención, dispone que se notifique al investigado masculino 25 años de formación de causa por el Delito de *ENCUBRIMIENTO.Por disposición de FISCALIA DESCENTRALIZADA MIRAMAR dispone que se personal de DDI Local se haga cargo de la instrucción y que  se notifique de formación de causa a el masculino  por el delito de Tenencia Ilegal de Arma de Fuego de uso Condicional y encubrimiento de robo, en cuanto al efectivo se notifique por el delito de LESIONES GRAVES, sin medida restrictiva de libertad para con los nombrados, se anoticia de lo narrado al auditor Gral de asuntos internos , el cual no adopta temperamento alguno para con el efectivo policial.-

LA CAPITAL

El hombre de 28 años, conocido en el barrio Oeste de Miramar por su relación con el delito, escuchó que se le venía la noche. En realidad escuchó los sonidos tan distintivos de la irrupción policial y se decidió. Tomó la pistola calibre 9 milímetros, corrió hacia una ventana e intentó escapar del allanamiento que ya empezaba. Pero la policía lo vio. Todo pasó en un segundo: una advertencia, una detonación, su propio dolor y el grito de su pareja desde la cama.

 

La secuencia ocurrió en la casa de calle 28 al 2600 en el marco de un allanamiento ordenado por el fiscal Walter Martínez Soto, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil. Allí lo que se buscaba era la prueba de unos robos cometidos días atrás a dos complejos de cabañas de Miramar.

 

Los policías, según analiza el fiscal Rodolfo Moure (a cargo de esclarecer lo que sucedió con el procedimiento), apenas llegaron al domicilio e intentaron ingresar dieron con la imagen del hombre de 28 años trepado a la ventana y con una pistola 9 milímetros en su mano.

 

Entonces la voz de alto, la postura amenazante del hombre y el único disparo. Aunque aún restan agregarse a la investigación los resultados balísticos, la Justicia no tiene dudas de que la policía realizó un solo disparo. Pero ese único proyectil hizo un gran daño, porque primero impactó en la entrepiernas del hombre de 28 años (sufrió serias lesiones en sus testículos) y luego siguió su recorrido para, tras un rebote, penetrar en la espalda de la mujer de 27 años que se hallaba en la cama junto a un hijo de 3 meses.

 

Según los datos aportados por la Estación de Policía Comunal, dependencia que realizaó el allanamiento, el hombre dejó caer el arma que portaba, una pistola calibre 9 milímetros. Al cabo de algunas averiguaciones se supo que esa arma pertenecía a un efectivo policial del Destacamento Las Flores al que le habían entrado a robar el 23 de febrero en su casa.

 

Tras producirse el grave desenlace llegó la asistencia médica que trasladó a la pareja hasta el hospital municipal “Marino Cassano”, donde ambos permanecen internados. Se supo que la mujer presenta mayor riesgo ya que sufrió la perforación de un pulmón.

 

La investigación

 

El 13 de agosto pasado se produjo un robo en un complejo de cabañas ubicado en la zona sur de Miramar, donde al menos tres personas se apoderaron de diferentes electrodomésticos y objetos de valor.

 

Poco después sucedió lo mismo en un establecimiento del mismo rubro pero más cercano al centro de la ciudad y la policía inició las averiguaciones para dar con los autores. Finalmente el domingo de la semana pasada un menor de edad fue sorprendido mientras intentaba vender un horno microondas a un vecino y se determinó que pertenecía a uno de los sitios robados.

 

Por tratarse de un menor, se le dio intervención al fiscal Martínez Soto que tuvo entre la prueba a analizar las imágenes de las cámaras de seguridad de una de las cabañas. La secuencia no solo mostró al menor aprehendido por la reventa del microondas sino también el vehículo perteneciente al joven que este sábado terminó baleado.

 

Así fue como se pudo identificar a los tres presuntos responsables y se ordenaron cuatro allanamientos, además de la requisa del automóvil Volkswagen Gol empleado en los robos.

 

Los allanamientos no presentaban mayor riesgo porque, si bien se conocía la conflictividad del barrio y del investigado, la situación era sencilla. Pero el imprevisto del joven intentando la fuga armado desató una acción policial que pudo terminar en tragedia.

 

A partir de este episodio la fiscalía de Miramar, a cargo provisoriamente de Rodolfo Moure, dispuso que la Sub DDI local realizará las primera actuaciones, por tratarse de una repartición ajena a la involucrada en el suceso inicial. El policía que accionó el arma, mientra se aguardan los informes de los peritos, fue acusado de lesiones graves.

No hay comentarios :