El peor enemigo de la democracia es el egoísmo individual-NOTA PEDIDA -GRAL. ALVARADO


“El peor enemigo de la democracia es la persistencia en el seno de la sociedad de los valores

disolventes del egoísmo individual o de grupo, de los prejuicios y de los dogmatismos” Raúl Alfonsín.

Nadie en Argentina desconoce que estamos frente a la peor crisis desde hace 90 años,

disparada por la pandemia de COVID 19.


Sólo una estatura política pequeña puede obviar las circunstancias que se viven en el

país, con la sociedad sometida a un estrés sanitario con fuerte repercusión económica y

social y una necesidad objetiva de evitar divisiones artificiales para trabajar por el bien

común, dirimiendo democráticamente los disensos.

En lo que constituye una provocación irresponsable, con el voto de 3 a 1 de sus

miembros, la Mesa del Comité Provincia de Buenos Aires de la UCR, en su 1ra

resolución del año, el 28 de agosto pasado, ha decidido la extinción de afiliación de

750 afiliados.

Decimos que se trata de una provocación porque la Mesa no tiene atribución para eso,

menos aún con voto de 3 miembros y porque cualquiera puede advertir que es la única

Resolución en 2020. Es decir, el Comité no había producido ninguna antes y es posible

no produzca ninguna después. Sólo lo hizo para quitar 750 afiliados de un plumazo.

No sólo se da de patadas con el momento especial de la Argentina sino también con la

tradición del radicalismo frente a otros disensos profundos que buscan salvarse

permitiendo el debate interno.

En 2017 el hoy diputado nacional Facundo Suarez Lastra enfrentó a la UCR en Capital

Federal

En 2019 el diputado nacional Mario Negri enfrentó a la UCR en Córdoba.

En Santa Fe, el actual presidente de la UCR provincial, Carlos Fascendini, integró el

Frente Progresista que compitió contra otra porción de radicales.

El propio presidente de la Unión Cívica Radical, Alfredo Cornejo, fue en 2007 impulsor

de la Concertación que en alianza con el Frente para la Victoria impuso la fórmula

Cristina Fernández – Julio Cobos contra la decisión de la Convención de la UCR.

Además, es notorio que no se ha usado la misma vara con aquellos radicales que,

habiendo ido en otras listas en 2019 por habérseles impedido la competencia interna,

no se los sanciona porque hoy apoyan al oficialismo partidario.

Tampoco se sanciona la incompatibilidad entre cargos electivos y partidarios que

marca la Carta Orgánica de la UCR de la Provincia, lo que haría incompatible al actual

presidente Daniel Salvador con su cargo ejercido como vicegobernador

Por último, estatutariamente, no hay ninguna atribución de la Carta Orgánica para que

la mesa ejecutiva de 4 miembros pueda tomar sanciones. Menos aún contra 750.

En lo expuesto puede advertirse la provocación. Sin embargo, debe señalarse la causa.

Esta decisión de achicar la Unión Cívica Radical, en un momento en que el país necesita

de todos los que tengan voluntad de participar para superar divisiones y trabajar por el

bien común, obedece pura y exclusivamente a una necesidad personal de permanecer

atados a privilegios y designaciones a dedo de familiares en cargos electivos.

Los que no supieron defender los intereses de los bonaerenses, resignando un

desdoblamiento electoral que hubiera posibilitado evitar la derrota de 2019, los

“comandos de la derrota”, atados a las prebendas y la resignación, advierten que su

tiempo se termina y apelan a medidas desesperadas.

Provocan, con estatura de pigmeos, porque quieren desesperadamente frenar el

veredicto de los afiliados que saben que la Unión Cívica Radical puede dar mucho más

que la pálida imagen de partido segundón y sin propuestas.

Por ello,

por la particular situación de la Provincia y la Argentina,

por la necesidad de superar la grieta que paraliza al país,

por lo inoportuna, ilegal, arbitraria y desigual de la decisión,

por la necesidad de abandonar privilegios personales y familiares y transparentar la

acción política retomando la austeridad como gesto republicano,

porque la UCR es una conjunción indivisible de lucha por la igualdad, respeto a las

instituciones y democracia interna

Exigimos a los integrantes del Comité Provincia de Buenos Aires de la UCR la

inmediata anulación de la proscripción de 750 afiliados radicales.

La Plata, 31 de agosto de 2020

1 comentario :

Unknown dijo...

El peor enemigo de la democracia es que quienes detentan el poder tienen todo el poder sobre la vida, derechos y posibilidades del pueblo, como sucede ahora, que tiene prohibido desenvolverse en libertad