Una beba de 11 meses está internada en grave estado tras ser baleada por su padre ebrio

La beba baleada permanece internada en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega, de Moreno
El hecho ocurrió en Moreno. Al agresor, un hombre de nacionalidad paraguaya de 37 años, se le encontró el arma en su poder y fue imputado por el delito de “homicidio agravado por el vínculo, dolo eventual y tenencia ilegal de armas”

Una beba de 11 meses permanece internada en grave estado tras ser baleada en el tórax por su padre, quien se encontraba totalmente alcoholizado al ser detenido por la policía.

El hecho sucedió el miércoles por la tarde en la localidad bonaerense de Las Catonas, partido de Moreno, cuando la menor -que estaba en los brazos de su madre, en la puerta de su casa- fue alcanzada por un proyectil de arma de fuego en el hemitórax derecho.

Cuando la mujer llamó a uno de sus familiares para pedir auxilio, le dijo que había tenido un “accidente” con la beba por lo que sospecharon, en un primer momento, que se había tratado de una bala perdida. Pero eso, luego fue descartado.

Al arribar al domicilio ubicado en Uruguay al 5000, esquina Guillermo Marconi, los efectivos de la Comisaría Octava encontraron al padre de la criatura en total estado de ebriedad y bastante alterado.


“Tomamos conocimiento que una beba había ingresado al hospital Luciano y Mariano de La Vega con una herida de arma de fuego en el tórax. Llegó en compañía de la mamá y cuando le preguntaron sobre lo que había sucedida ella evitó dar precisiones al respecto por lo que se procedió a inspeccionar su casa”, precisaron a Infobae fuentes judiciales.

“Cuando arribó la policía, el hombre estaba ebrio. Se puso muy nervioso y una situación bastante confusa intentó descartar un arma. Nos resultó extraño que el arma no tuviera ningún proyectil ya que los revólveres dejan la vaina adentro tras el disparo y éste no tenía ninguna”, detallaron.

De acuerdo a lo que pudieron reconstruir los investigadores, la mujer salió con su beba en brazos a la vereda, donde se encontraba su otra hija de 13 años, luego de protagonizar una acalorada discusión con su marido. “Pero ella no dijo nada, nunca lo acusó. Acá estamos frente a la presencia de un típico caso de violencia familiar”, aseguraron.

Según el relato de los vecinos, era habitual escuchar discusiones y peleas provenientes de ese domicilio. Incluso, que el hombre efectuara tiros al aire cuando se encontraba alcoholizado. Y el día de la agresión, dos de ellos coincidieron en que esa tarde del 1 de julio -alrededor de las 18.30 y las 19 horas- escucharon un disparo.

“Los vecinos contaron que en varias oportunidades hablaron con la mujer y que ella justificaba el accionar de su marido diciendo que es buen hombre pero que actúa así cuando está alcoholizado”, contaron los investigadores, quienes además remarcaron que se trata de una familia humilde, de nacionalidad paraguaya y carente de educación. “El hombre se dedica a la construcción y tiene tres hijos: la beba, una nena de 12 años y otro de 7”, dijeron.

Tras ser indagado, el hombre fue imputado por “homicidio agravado por el vínculo, dolo eventual y tenencia ilegal de armas”.

Además, el primer peritaje realizado ayer por la policía científica sobre el revólver Doberman 32 largo.hallado en la vivienda indica que “el cotejo del proyectil extraído del pulmón de la beba coincide en un alto porcentaje con el arma secuestrada”. Sin embargo, harán un nuevo estudio.

La mujer aún no pudo prestar declaración porque cuando estaba en el hospital junto a su beba levantó fiebre y tuvo activarse el protocolo de coronavirus y fue trasladada de inmediato al hospital Posadas, donde se encuentra aislada y a la espera del resultado del hisopado de COVID-19.
INFOBAE

No hay comentarios :