Detuvieron a un cadete con plata que no pudo justificar: tenía 200 mil dólares en efectivo


Ocurrió esta mañana en la intersección de la avenida 9 de Julio con Hipólito Yrigoyen. Intervino el Juzgado en lo Penal Económico N°10 a cargo de Marcelo Ignacio Aguinski.

Los hallazgos de plata oculta no se detienen. La Policía de la Ciudad descubrió esta mañana a un cadete con uno de los mayores lotes de dinero clandestino de la cuarentena: 200 mil dólares en efectivo que no pudo justificar. El secuestro se realizó en el barrio porteño de Monserrat.

Este hecho se suma a los miles de fajos de dinero en efectivo que distintas fuerzas de seguridad encontraron a lo largo del país. Sin ir más lejos, ayer, en Formosa, la Gendarmería interceptó a un remisero con 50 mil dólares en efectivo. También, el 22 de junio pasado, hubo un secuestro similar en la Ciudad, cuando detuvieron a otro cadete con un poco más de 3 millones de pesos.

Así, según indicaron fuentes policiales, el personal de la División Capturas y Búsqueda de Prófugos de la policía porteña mientras realizaba un control de rutina esta mañana observó a una persona que realizaba maniobras imprudentes con su moto sobre la avenida Corrientes en la intersección con la calle San Martín.


Allí, al ver la extraña secuencia, los efectivos comenzaron a perseguirlo hasta que lo detuvieron en el cruce de la avenida 9 de Julio con Hipólito Yrigoyen. Una vez que lo pararon lo requisaron y le encontraron en su poder la suma de 20.330 dólares y 9.650 pesos argentinos que no pudo justificar su procedencia.

De este modo, los agentes dieron aviso al Juzgado en lo Penal Económico N°10, a cargo de Marcelo Aguinski y se dispuso el secuestro del dinero y la notificación al hombre de la infracción al artículo 303 del Código Penal, que tiene una pena de prisión de 3 tres a 10 años por lavado de dinero.
La Policía de la Ciudad detuvo a un hombre con más de tres millones de pesos
Este hallazgo en el pleno centro porteño se suma al ocurrido hace algunas semanas atrás. El 22 de junio pasado, un grupo de agentes de la división Captura y Búsqueda de Prófugos de la fuerza porteña realizaba un control en Ayacucho y Las Heras, en el barrio de Recoleta. Allí, vieron una moto sin patente conducida por un cadete de mensajería. Inmediatamente intentaron frenarla con sirenas y balizas, pero la moto se dio a la fuga. Finalmente, tras una breve persecución, la interceptaron. Patente, efectivamente, no tenía, pero sus números de chásis y motor no contaban con pedido de captura alguno.

Así, registraron la mochila del cadete que la conducía, D.P., un porteño de 43 años: encontraron 3,2 millones de pesos y 130 dólares que el cadete no pudo justificar. Tras una consulta con el Juzgado Federal N°9 a cargo del juez Luis Rodríguez, D.P., ex empleado de varias empresas, que 12 años atrás integró el directorio de una sociedad anónima, quedó detenido, con el dinero secuestrado. Las hipótesis eran simples: la mochila cargada podría ser, por ejemplo, un lote correspondiente a una cueva financiera.

Tras esa detención, apareció a los pocos días en el juzgado de Rodríguez un abogado que aseguró que el cadete es su pariente y que el dinero es suyo.
El abogado, de 45 años, porteño, registrado en los rubros de negocios inmobiliarios de la AFIP, integra desde 2018 una sociedad dedicada en los papeles al negocio del cambio de dinero según el Boletín Oficial. En su relato, el hombre aseguró que el cadete “le hacía de custodio” del dinero en un traslado.

El cadete, que aseguró que huyó de la policía porque creía que le iban a robar, quedó libre. La moto, por lo pronto, continúa secuestrada, así como los 3,2 millones. Si el abogado puede probar el origen lícito de los fondos, entonces lo recibirá de vuelta. Si no, su suerte cambiará. La calificación del expediente, hasta ahora, es la de lavado de activos.

Ayer, por otro lado, personal del Escuadrón N°16 de Gendarmería en Clorinda, en Formosa, interceptó a un remisero en el barrio de Bolsón Grande con uno de los mayores lotes de dinero clandestino de la cuarentena: 50 mil dólares en efectivo que el hombre llevaba dentro de su campera envuelto en cintas y bolsas negras y cuyo origen no pudo acreditar o explicar.
El hombre viajaba a bordo de un Chevrolet Prisma con dos pasajeros, la campera fue encontrada entre los asientos de conductor y pasajero sobre la palanca del freno de emergencia, como si se la hubiese sacado casualmente por el exceso de calefacción. El dinero estaba en los bolsillos. El remisero, que contaba con permiso para circular por la cuarentena, al menos no mintió. Cuando le pidieron explicar el dinero, directamente aseguró no tener respuesta.

La cuenta posterior en la central del escuadrón, tras un llamado al Juzgado Federal N°2 de la zona que quedó a cargo de la causa por violación a la Ley 22.415, presunto lavado de activos, reveló el monto total de la plata. El chofer quedó detenido. Los pasajeros, mientras tanto, están libres.

La proximidad de Clorinda con Paraguay, con un posible cruce para compra de mercadería, es una de tantas hipótesis.

De este modo, en el norte del país principalmente sobre la Ruta Nacional 34, los secuestros de dinero en negro ocultos en camiones de carga incrementaron de forma exponencial: en apenas un mes hubo al menos diez decomisos bajo el mismo modus operandi en los que se encontró alrededor de $40 millones de pesos en efectivo. A comienzos del mes, en uno de esos operativos se encontraron por primera vez fajos de dólares, con otros 50 mil dólares. Y en el otro, $1.142.230 pesos pero sobre otra ruta, la 14.
Al momento de la inspección, los agentes observaron una gran cantidad de fajos de dólares en ubicados debajo del asiento del conductor. De esta forma, al ser indagados sobre la documentación que respalde la pertenencia del dinero negaron tenerla. Además, ambos involucrados poseían más dólares en sus bolsillos.

El primer decomiso de este tipo en la cuarentena ocurrió el martes 9 de junio, cuando gendarmes detuvieron la marcha de un camión con dos ocupantes que llevaba una carga de azúcar desde Tucumán hacia la Capital Federal. En esa oportunidad contaron un total de $11.974.100 pesos.

El 20 de junio, Gendarmería secuestró otros $2 millones escondidos en dos camiones, que esa vez fueron interceptados por las autoridades durante distintos operativos realizados en las provincias de Corrientes y Chaco. Ante esto, la PROCELAC, el ala financiera de la Procuración dedicada a investigar delitos de lavado con la fiscal Laura Roteta, ya fue convocada por funcionarios del fuero federal para comenzar a investigar el tráfico de dinero en los camiones.
INFOBAE

No hay comentarios :