Fue detenido por tres asaltos a mano armada y estaba imputado por homicidio


Lucas Exequiel Figueroa mató a balazos en 2018 a Juan Cruz Paez, si bien el fiscal había considerado que fue en legítima defensa, la Justicia de Garantías rechazó su sobreseimiento. Cayó en Quequén, acusado de haber cometido tres robos a punta de pistola en menos de una semana.

Un joven de 25 años que en 2018 mató a un hombre en Mar del Plata fue detenido en Quequén acusado de haber cometido tres asaltos a mano armada en menos de una semana.

Se trata de Lucas Exequiel Figueroa está imputado por el asesinato de Juan Cruz Paez por “homicidio agravado” y si bien el fiscal Fernando Castro había entendido que actuó en legítima defensa, la Justicia de Garantías negó su sobreseimiento y la causa, desde septiembre de 2019, está en poder del fiscal Leandro Arévalo, quien debería requerir su elevación a juicio.

Luego del crimen de Paez en el barrio Estrada, Figueroa se había mudado a Quequén y si bien en 2019 lo habían vinculado con diferentes delitos -entre el que se destaca el sangriento ajuste de cuenta en una casa quinta, propiedad de un prestamista de Necochea- nunca había quedado imputado formalmente en ninguna causa.

Figueroa fue detenido el viernes 19 de junio en un allanamiento en una vivienda ubicada en calle 536 y 537 de Quequén, luego de que la Fiscalía de Delitos Complejos de Necochea reuniera pruebas que vinculaban al joven con tres violentos asaltos en menos de una semana, según informó el medio local Ecos Diarios.

El primero de los hechos ocurrió el 10 de junio, cuando una joven delivery fue asaltada a punta de pistola mientras realizaba un reparto en calle 536 y 529, por un joven que, según la descripción de la víctima, sería Figueroa.

El segundo asalto fue el 15 de junio, en la casa de la expareja de Figueroa, ubicada en 536 y 527. Según relataron los testigos, el imputado irrumpió al lugar y, armado, amenazó a los presentes, discutió con su expareja y se robó una bicicleta

El 16 de junio el asalto casi se vuelve sangriento. Figueroa había entrado a un almacén sobre la calle 519, amenazó al comerciante y se robó la caja registradora. La situación fue advertida por un policía, que se encontraba de civil y de franco, quien salió a la calle, ordenó al delincuente que se detuviera y lo persiguió.

Ante esta situación, según relataron testigos a la policía, Figueroa, para cubrir su huida, disparó “dos o tres veces” hacia donde estaba el policía de civil, sin impactar ninguna bala. Según informó el medio Ecos Diario, el policía de civil no estaba armado, por lo que no respondió al ataque.

Finalmente Figueroa fue detenido el viernes 19 de junio y quedó imputado por “robo agravado por el uso de arma de fuego apta para el disparo”, “robo agravado”, “portación ilegal de arma de fuego” y “resistencia a la autoridad” y el fiscal Carlos Larrarte ya solicitó la prisión preventiva.

Un asesinato que podría ser legítima defensa

Lucas Exequiel Figueroa asesinó en 2018 a balazos a Juan Cruz Paez, en un hecho que podría ser de legítima de defensa, pero que está teñido de sospechas por un contexto de venta de drogas y conflictos barriales.

El crimen se produjo el 27 de febrero de 2018 a la madrugada, en una vivienda en Sagastizabal y 184. Oficialmente, los motivos por los cuales víctima y victimario se encontraron esa madrugada en la vereda no fueron confirmados, pero según trascendió Paez habría ido hasta el lugar para reclamar un dinero que un vendedor de drogas barrial le debía, “transa” para el cual Figueroa trabajaba en esos momentos.

Paez y Figueroa discutieron y los insultos escalaron hasta que ambos sacaron armas y dispararon, hasta que finalmente Paez recibió tres balazos y cayó muerto. Tras el crimen, el auto de la víctima, que estaba estacionado en la puerta de la casa de quien lo mató, fue incendiado.

Personal de Policía Científica recogió en el lugar una cantidad de balas que hacían entender que se había producido un tiroteo. Además, todos los testigos que declararon ante el fiscal Fernando Castro reforzaron la versión de que Figueroa había actuado en defensa propia. Ante esta situación, el fiscal entendió que se trató de un caso de “legítima defensa” y le solicitó el sobreseimiento a la jueza de garantías Lucrecia Bustos.

Sin embargo, la jueza Bustos rechazó el planteo del fiscal de primera instancia y la causa fue a la Fiscalía General, que se la otorgó, en septiembre de 2019, al fiscal Leandro Arévalo. Terminada prácticamente la instrucción, y sin haber tomado otras medidas, el fiscal Arévalo deberá requerir la elevación a juicio, donde se determinará si Figueroa actuó o no en legítima defensa.
LA CAPITAL

No hay comentarios :