Se entregó ex-empleado del Cads acusado del millonario asalto


Adrián Robaina (38) se presentó esta mañana en Tribunales y, tras negarse a declarar ante el fiscal Fernando Berlingeri quedó detenido y será trasladado a la Unidad Penal 44 de Batán. El dinero robado sigue sin aparecer.

El exempleado del colegio Cads acusado de haber participado del millonario robo a principios de junio se entregó esta mañana en Tribunales y tras negarse a declarar quedó detenido.

Adrián Robaina (38) había sido identificado por los investigadores y, tras varias semanas de permanecer prófugo, el viernes pasado su propio padre avisó a las autoridades que este lunes se entregaría en Tribunales.

De esta manera, durante la mañana, Robaina apareció en el edificio de Brown y Tucumán y fue detenido por personal de la Dirección Departamental de Investigaciones. Luego fue llevado ante el fiscal Fernando Berlingeri, quien le notificó que se encontraba imputado por “robo agravado por el uso de armas” y, quedó a disposición para su traslado a la Unidad Penal 44 de Batán.

Si bien Robaina se entregó y quedó detenido, los investigadores desconocen qué fue del botín robado, que ascendería a los 1.200.000 pesos.

Robaina trabajaba en el área de mantenimiento de la escuela de la calle San Juan y Saavedra fue una de las personas que instaló la caja fuerte que el viernes 7 de junio fue violentada, semana en que habían ingresado los pagos de cuotas de alumnos y en la que la institución tenía el dinero para abonar el pago del IPS.

Algunos de los empleados que se encontraban ese viernes a la mañana en el colegio Cads aseguraron que uno de los asaltantes los llamó por el nombre de pila y que, al hacerlo, reconocieron que su voz era muy parecida a la de Raboina.

Además, otra de las pruebas que lo vincularon con el robo es que en el lugar se encontró una maza que fue reconocida por el jefe de mantenimiento del colegio como la herramienta que le había prestado a Robaina meses atrás.

Raboina se había separado recientemete de su mujer, con quien tiene un hijo que asiste a la primaria del Cads y que el día del robo tenía clases. Tras la separación, había alquilado un departamento de la calle Belgrano al 2400 y, hace unos meses, había solicitado una licencia sin goce de sueldo a los dueños del colegio de San Juan y Saavedra, quienes, al tenerlo en alta estima como empleado, no dudaron en otorgársela.

Robaina contaba con antecedentes penales. En 2003 había sido condenado a la pena de 12 años de prisión por haber participado en el asalto a un repartidor de la localidad de Bariloche y el asesinato de un policía que intentó detener el robo.
LA CAPITAL

No hay comentarios :