Crecen las estafas a adultos mayores mediante falsos llamados de Anses


Los casos se incrementaron en los últimos ocho meses. Beneficiarios reciben llamados de delincuentes que se hacen pasar por personal del organismo para ofrecerles créditos a cambio de un depósito. Advierten cómo prevenir el fraude.

Los casos de estafas que tienen como víctimas a beneficiarios de Anses no paran de sucederse en todo el país. En Mar del Plata, el número de fraudes se intensificó desde que se impulsó la Reparación Histórica, pero en los últimos meses volvió a experimentar un “preocupante” repunte a raíz de los créditos que otorga el organismo, lo que llevó a las autoridades locales a convocar a LA CAPITAL para divulgar algunas medidas para evitar caer en estas maniobras que ya investiga el Poder Judicial.

Al menos desde noviembre, las oficinas de Anses en la ciudad registran un fuerte alza en la cantidad de personas que aducen haber sido llamadas por teléfono por presuntos empleados para transferir dinero a una cuenta bancaria. Lo cierto es que gran parte acude a las oficinas cuando la estafa ya fue cometida, es decir, luego de haber transferido dinero y no haber recibido ningún beneficio.

Que las víctimas sean adultos mayores y que los estafadores se comuniquen en nombre del organismo oficial empleando un lenguaje fácilmente vinculable al mismo, genera una combinación explosiva que lleva a priori a no desconfiar de los llamados telefónicos que falsos empleados de Anses realizan a víctimas “marcadas”.

Ahora bien, ¿cómo distinguir una llamada oficial de una fraudulenta? Sencillamente teniendo en claro que Anses “no llama por teléfono a sus beneficiarios pidiéndoles información, datos ni dinero; las consultas y trámites se hacen solo en las oficinas del organismo o en su defecto vía web”, aclaró la jefa regional, Débora Espina.

Si bien cabe señalar que al tratarse de “una estafa entre terceros”, es decir, un delincuente -o una red de estafadores- y un beneficiario de Anses, el organismo no interviene directamente pero sí asesora a quienes resultan damnificados sobre cómo proceder a través de la vía legal.

“En el último tiempo creció la cantidad de estafas que se están generando hacia los beneficiarios por parte de personas inescrupulosas que, aprovechando la necesidad de créditos, dan mala información, los invitan a contactarse con ellos y les generan un perjuicio económico”, alertó Carlos Morán, coordinador de la Unidad Operatoria del distrito y señaló que “hay delincuentes que están captando a gente beneficiaria de Anses por una línea irregular”.


El modus operandi

Suena el teléfono. Quien atiende es un beneficiario de Anses, un jubilado o pensionado. Del otro lado de la línea, alguien con tono cálido y contenedor se identifica como empleado del organismo nacional e informa a la víctima que “el crédito que solicitó en Anses fue denegado”, pero que el problema tiene solución a través de esa vía.

Seguido, ese falso empleado proporciona al beneficiario un número de teléfono. Le pide que se comunique para resolver el problema y pueda acceder al crédito.

Claramente, en función de lo expuesto por las propias víctimas, “conocen la operatoria de la línea de créditos” y, aprovechándose de la ilusión que esto genera en las personas, “dibujan una alternativa crediticia por otra vía, vinculándose a la imagen de Anses”, explicaron las autoridades locales del organismo.

Existe otra modalidad. Una porción de los adultos mayores estafados iniciaron trámites para obtener la reparación histórica. “Les envían números de teléfono a los que deben llamar, les dicen que son empleados de Anses y que para terminar de hacer el trámite deben hacen un depósito a través de un cajero”, continuó Carlos Morán.

En general, los beneficiarios hablan con la misma persona, que les informa cómo proceder para obtener su crédito o completar el trámite y les cortan la llamada, pidiéndoles que vuelvan a comunicarse al estar frente a un cajero.

Una vez en el banco, los estafadores “ayudan” a sus víctimas a usar el dispositivo y luego a verificar el saldo, dato a partir del cual proceden a establecer el monto a transferir a una cuenta supuestamente de Anses, pero de una red delictiva en lo cierto.

Son muchos los jubilados que confían en la voz del otro lado del teléfono, por la cordialidad y el conocimiento en torno al funcionamiento del trámite de la Reparación Histórica. Una vez que los damnificados llegan al cajero, “les indican que verifiquen datos y hagan una transferencia hacia las cuenta de estos inescrupulosos”, explicó.

El precio del engaño

En cuanto a los montos de las estafas, los mismos varían considerablemente. “Hemos recibido denuncias de casos que van desde los 10.000 pesos hasta los 100.000, entre otros valores”, indicó la jefa regional.

Asimismo, desde Anses dejaron entrever que evidentemente “la operatoria fantasma” de la otra cuenta debe estar “muy bien orquestada”, ya que en los últimos ocho meses estas situaciones resultaron cada vez más recurrentes y la Justicia investiga mientras se incrementa el número de denuncias.

Regularmente las oficinas de Anses reciben a beneficiarios que afirman haber recibido este tipo de llamados o bien se convirtieron en víctimas de las estafas. La cantidad de fraudes cometidos se acentuó a partir de la reparación histórica y los créditos.

“Hay un número elevado de damnificados”, reconocieron las autoridades y explicaron: “No tenemos una estadística pero es importante, es recurrente y recibimos a una gran cantidad de personas reconociendo que fueron víctimas de estafas o que al menos las han contactado haciéndose pasar por personal de Anses pidiéndoles dinero”. En la mayoría de los casos en los que la estafa no llega a concretarse, es gracias a la advertencia de familiares.

Cómo denunciar

Debido al alza en este tipo de estafas a nivel nacional, el organismo resolvió no actuar frente a cada caso sino asesorar a los damnificados para denunciar por la vía judicial a través de la fiscalía correspondiente.

“Es una problemática externa de Anses. Esto es importantísimo: Anses no llama, no pide datos ni plata. Las oficinas están abiertas, estamos dispuestos a brindar la información necesaria porque la información es un derecho. No tenemos inconveniente en comunicarle detallada y personalmente cuál es la mejor manera de proceder, a través de la Justicia ante estafas concretadas o intentos de las mismas”, aclaró Débora Espina y detalló que “en todos los casos las denuncias son derivadas al Poder Judicial”.
LA CAPITAL

No hay comentarios :