Recapturaron a un asesino que se había fugado de la cárcel de Batán


Jorge Rubén Leiva Riquelme (32) está condenado por dos homicidios y haber baleado a dos personas. En febrero se había fugado durante unas salidas transitorias otorgadas por el Juzgado de Ejecución Penal N°2.

El evadido fue identificado como Jorge Rubén “Loto” Leiva Riquelme (32), quien cumplía en la Unidad Penal N°XV de Batán una condena de 17 años y 10 meses de prisión por los homicidios de Julio Durante y Juan Antonio Vergara.

Según informaron fuentes oficiales, Leiva Riquelme se había escapado en febrero, durante una de las salidas transitorias otorgadas por el Juzgado de Ejecución Penal N°2. El beneficio de las salidas transitorias lo tenía desde el 2 de marzo de 2018.

Leiva Riquelme estuvo prófugo por casi tres meses, y fue detenido gracias a que se vio involucrado en accidente de tránsito.

El lunes a la noche, Leiva Riquelme a bordo de una moto Honda Titan chocó contra una Zanella Zb 110 en la intersección de Fortunato de la Plaza y Heguilor, en el que resultó herido el conductor de la segunda moto.

Ante esta situación, Leiva Riquelme dejó tirada su Honda Titan en la cinta asfáltico y huyó a pie del lugar. Vecinos de la zona denunciaron al 911 lo ocurrido, por lo que la policía comenzó a buscar al sujeto.

Leiva Riquelme deambuló unas cuadras por los barrios Las Heras y Bosque Grande hasta que, a cerca de un kilómetro de donde había sido el accidente, personal de Prefectura y de la comisaría 16° lo encontraron.

Tras ser interceptado Leiva Riquelme se resistió al arresto e incluso agredió a quienes quisieron esposarlo. Una vez que el hombre estuvo reducido, los policías lo identificaron y dieron cuenta que habían detenido a Leiva Riquelme, quien poseía una orden de captura por haberse fugado de Batán.

El Leiva Riquelme fue trasladado nuevamente a la Unidad Penal XV de Batán, donde deberá cumplir con su condena de 17 años y 10 meses de prisión.

Armas, muerte y droga

El primero de los homicidios por los cuales Leiva Riquelme fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 ocurrió el domingo 31 de julio de 2011 cerca de las 21 en la zoa de Vértiz y Azopardo.

Julio “El Loco” Durante se encontraban en la puerta de su casa junto a su hermano Mario cuando un ford Falcón se detuvo en la esquina y del auto bajó Leiva Riquelme, armado con una escopeta recortada, y otros dos hombres.
Según quedó demostrado durante el juicio, el “Loto” comenzó a disparar contra los hermanos Duarte, como así también hicieron los sujetos que estaban con él, que empuñaban pistolas.

Como consecuencia del ataque, Julio Durante fue herido por el “Loto” y falleció a los poco minutos, mientras que Luis fue baleado en el pecho y sobrevivió.

Para el fiscal Juan Pablo Lódola, Leiva Riquilme actuó con el inequívoco propósito de matar a alguno de los hermanos Duarte.

Leiva Riquelme estuvo casi un año prófugo hasta que cometió un nuevo asesinato.

El sábado 5 de mayo de 2012, Juan Antonio “Cuchi” Vergara había ido a visitar a su hermano Miguel Castillo, quien estaba internado en el Hospital Interzonal de Agudos por una herida de arma de fuego.

“Cuchi” Vergara era amigo del “Loto” Leiva Riquelme y, según dijeron testigos durante la investigación, vendía droga con él o para él. Vergara estaba convencido que a su hermano lo habían baleado en venganza por algo que había hecho “El Loto”, ya que semanas atrás, Leiva Riquelme le había disparado a un integrante de una de las familias “pesadas” del barrio.

Después de visitar a su hermano, Vergara, junto a otro hermano y un primo, fueron a buscar a Leiva Riquelme, para hablar de lo que había sucedido.

Cerca de las 15.30, “Cuchi”, su hermano y su primo frenaron el auto en el que iban en Río Negro y 216, donde se encontraba “El Loto” y un vecino.

“Loto” Leiva Riquelme fue condenado a 17 años y 10 meses de prisión por los asesinatos de Julio Durante y Juan Vergara.

Según lo que narrarían luego los testigos, Vergara se acercó unos pasos y como su “amigo” estaba de espaldas le dijo: “Hey, Loto”.

Leiva Riquelme se dio vuelta mientras sacaba un arma de fuego de entre sus ropas y, a menos de 10 metros, disparó cinco vecinos. Tres de esas balas dieron en Vergara y lo mataron.

“Loto, soy yo ‘Cuchi’. ¿Qué te pasa?”, fueron las últimas palabras de la víctima. El asesino ni le contestó.

Toda la situación fue vista por el hermano y el primo de la víctima, quienes aceleraron el auto y fueron hacia el lugar. El “Loto”, al ver venírsele encima un Fiat Palio disparó contra el vehículo y la bala rompió el parabrisas, sin herir de gravedad a ninguno de los ocupantes.

Mientras los hermanos de Vergara subían su cuerpo al auto, Leiva Riquelme subió a una moto y huyó del lugar.
 
“Al ‘Cuchi’ lo bajó el ‘Loto'”, fue la noticia que más rápido circuló por esas cuadras. “Mirá vos, se la da de amigo, y lo termina matando”, dijo un hombre en el funeral de Vergara.

Algunos testigos que se cruzaron a Leiva Riquelme ese 5 de mayo de 2012 dijeron que estaba visiblemente “sacado” y que, incluso antes del encuentro con “Cuchi” llevaba un chaleco antibalas colocado.
LA CAPITAL

No hay comentarios :