“No hablés gringo porque te mato, yo quiero trabajar en silencio"


Un joven de 23 años que en agosto del año pasado sorprendió a un octogenario en el interior de su casa en el barrio San Antonio, lo tiró al piso, lo golpeó, ató y amenazó con matarlo fue condenado a seis años de prisión tras la validación de un acuerdo de juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal 3. Marcos David Demetrio fue hallado autor penalmente responsable del delito de robo agravado por el uso de arma y por escalamiento y seguirá alojado en el complejo penitenciario de Batán.


A partir de la investigación encabezada por el fiscal Mariano Moyano, el Gabinete de Robos Calificados de la DDI logró establecer que Demetrio fue la persona que el martes 7 de agosto pasado ingresó –minutos después de las once de la mañana- al interior de la casa que un hombre de 85 años ocupaba en inmediaciones de las calles San Salvador y Heguilor tras escañar un paredón de aproximadamente dos metros de altura.

De acuerdo a los datos recabados en la instrucción el delincuente arrojó al piso al dueño de casa y lo amenazó diciéndole que no hablara porque iba a matarlo ya que le gustaba trabajar tranquilo. La víctima recordó que si bien no decía nada y aunque estaba con sus manos atadas y el rostro cubierto con un trapo le dio patadas en el cuerpo mientras exigía la entrega de dinero y objetos de valor.

La revisación posterior del inmueble cuando el joven escapó le permitió a la víctima confirmar que le habían robado 1500 pesos, un televisor de 32 pulgadas, un radiograbador, un reproductor de DVD, varias joyas, documentación y un acolchado. La mayoría de esos elementos fueron hallados en la casa del imputado cuando fue allanada días más tarde.

Si bien el agresor intentó cubrirle rápidamente el rostro a la víctima éste logró observar que el agresor era un sujeto que un año antes había estado en su casa realizando algunas tareas de pinturería. Según surgió en la investigación esa relación no terminó de la mejor manera ya que Demetrio no cumplió con su trabajo, exigió más dinero para terminarlo y volvió semanas más tarde para pedir que le dejaran regresar.

Ese reconocimiento positivo, la declaración de un testigo que lo vio salir de la casa y el descubrimiento de que el imputado había publicado en la red social Facebook varios de los objetos robados a la venta permitieron días más tarde solicitar una orden de allanamiento para el domicilio ubicada en las inmediaciones. En ese operativo Demetrio quedó detenido.

El Juez Fabián Riquert descartó cuestiones eximentes de la responsabilidad penal y atenuantes aunque consideró como agravantes la avanzada edad de la víctima. Posteriormente calificó al hecho como robo agravado por el uso de arma y por escalamiento y lo condenó a seis años de prisión. En virtud de que está detenido desde el allanamiento en su casa el vencimiento de la pena operará el 13 de agosto de 2024.
0223

No hay comentarios :