Intentó robar una casa, quedó colgado boca abajo de un ligustrina


El hecho ocurrió el año pasado y el hombre, de 40 años, fue condenado a 1 año y 8 meses de prisión. Además, fue considerado reincidente, ya que contaba con otra condena por un delito contra la propiedad privada.

Un hombre de 40 años fue condenado por haber intentado robar una casa del barrio Las Avenidas en septiembre del año pasado, mientras una mujer y su hijo dormían en el interior de la vivienda.

En un juicio abreviado desarrollado en el Tribunal Criminal N°1, el juez Pablo Javier Viñas, encontró a José Álvarez culpable de “robo doblemente agravado en grado de tentativa” y resolvió condenarlo a un año y ocho meses de prisión de efectivo cumplimiento.

En el juicio quedó probado que el 10 de septiembre de 2018, cerca de las 23, Álvarez intentó robar en una casa ubicada en Gaboto al 4900, mientras una mujer y su hijo se encontraban durmiendo en el interior.

Para intentar concretar el robo, Álvarez saltó un paredón de 1,80 metros, corrió por el patio de la casa y, al llegar a la puerta trasera de la vivienda, que da a la cocina, rompió un vidrio para intentar abrirla.

La rotura del vidrio fue escuchada por la mujer y su hijo que se encontraban en la vivienda, quienes inmediatamente, por instinto, llamaron al 911 para alertar a la policía y prendieron una luz.

Este movimiento fue advertido por el delincuente, por lo que decidió irse cuanto antes del lugar. Álvarez volvió a correr por el patio y saltó lo más rápido posible el paredón de 1,80 metros, sin embargo, tras una mala maniobra, quedó enganchado de una pierna en el ligustrina, colgado boca abajo.

Cuando la policía llegó, la situación se resolvió casi por sí misma: la familia de la casa denunciaba que un ladrón había intentado ingresar para robarles y un hombre estaba colgado de una pierna boca abajo, a los insultos, de un ligustrina del paredón de la vivienda.

Los efectivos intentaron descolgar al delincuente del ligustrín, pero este se mostró agresivo y, al intentar defenderse, cayó de cara al suelo. Una vez que se recompuso lo aprehendieron, lo identificaron como José Álvarez y se lo llevaron.

Además de haberlo condenado, el juez Viñas consideró a Álvarez de reincidente, ya que el hombre contaba con una condena previa del 14 de enero de 2014 dictada por el Juzgado de Garantías de Morón, en la que le habían impuesto la pena de 8 meses y 20 días de prisión de efectivo cumplimiento.
LA CAPITAL

No hay comentarios :