.

.

SEGURO

SEGURO

SUPERMERCADO SAN ANDRÉS

SUPERMERCADO SAN ANDRÉS

CAFÉ GOLONDRINAS

CAFÉ GOLONDRINAS

INTERWISP

INTERWISP

Prótesis, sobornos y un negocio que beneficia a pocos


Un proveedor de IOMA le contó a La Nueva. cómo funciona el sistema. La diputada Ocaña presentó denuncias por este tema.

Un proveedor de IOMA contó que algunos médicos cobran coimas de empresas proveedoras de prótesis, quienes acceden al pago de sobornos para ser contratadas.

   El denunciante —no se publica el nombre para preservar su identidad por temas judiciales— es del interior y le dijo a La Nueva. que las coimas pueden superar los 40.000 pesos.

   —Es una asociación delictiva: primero, el médico que pide el implante con tal marca a tal empresario; segundo, el empresario que le paga el 20 % de retorno al médico; y tercero, la obra social que lo permite. Los médicos auditores [en este caso de IOMA] son los que definen todo y están arreglados. Es una mafia sostenida por la política, por los gremios que manejan los auditorios.

   Las coimas, como el cobro del plus médico, se dan en distintos puntos del país. Hay muchos involucrados y muchos afectados, entre ellos, las pequeñas empresas proveedoras que no tienen respaldo económico y pierden clientes ante los sobornos de las más poderosas.

   Ahora bien, ¿cómo funciona el circuito de las prótesis?

   El paciente que necesita una prótesis llega al médico y el profesional receta el pedido. Y luego, según contó el denunciante, IOMA compra las prótesis de dos formas:

   -Por convenio: representa el 90 % de los casos y se da en clínicas y sanatorios privados. Es sin licitación: los médicos las encargan al proveedor que eligen mediante un nomenclador de precios único (generalmente alto y que permite pagar los retornos). Los proveedores les dan un cheque y los médicos les devuelven un recibo donde ponen: asistencia técnica, docencia, viajes, etc. A veces el pago es en negro. El precio de venta en este caso, donde no hay licitación, es puesto por las cámaras de fabricantes de CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y refrendadas por las autoridades de IOMA.

   -Por hospital: corresponde al 10 % de los casos. Sí hay licitación, aunque la empresa que la gana tiene que ser avalada por el médico que pide el retorno. En caso de que la empresa no pague [el soborno], el profesional dice que el implante no sirve. Los médicos auditores y funcionarios avalan ese rechazo y otorgan otra prótesis.

   Según detalló el denunciante, muchas veces las empresas proveedoras trasladan el precio del retorno al costo final del producto por el que paga la obra social: “El desfalco [apropiación indebida de valores o fondos] a la prestataria es de al menos el 20 %”.

   —El sistema de compras de implantes hoy permite que esto pase porque los médicos eligen el proveedor que quieren [...] Y para que sean pocas las empresas que vendan insumos médicos nos metieron dentro de la Ley de Farmacia, que nos obliga a tener director técnico farmacéutico con título bloqueado, es decir que no puede trabajar en otro lugar y nos obliga a pagarle $ 50.000 más o menos, algo que las empresas pequeñas no pueden costear —lamentó el proveedor.

   De acuerdo a lo publicado por varios medios nacionales, muchas de las empresas que acceden a este pago de coimas son también quienes denuncian esta corrupción porque salen perdiendo: tienen que cotizar barato para ser contratadas por la obra social, pero al mismo tiempo tienen que contemplar el pago del soborno al profesional de la salud.

   —A los grandes empresarios les conviene pagar esa coima para mantener al médico como cliente que le pide la prótesis, pero la pagamos todos, y los pequeños empresarios que no podemos pagar ese retorno porque no importamos o no fabricamos, nos fundimos y tenemos que cerrar —explica el denunciante, quien asegura que nunca accedió a sobornos.
 
La denuncia de Ocaña
   En agosto de este año, la diputada nacional Graciela Ocaña presentó una denuncia contra este sistema ante la Oficina de Fortalecimiento Institucional y la Oficina Anticorrupción, que aún no tuvo resolución: continúa el proceso de investigación y no se establece responsabilidad de IOMA, prestataria que tiene más de dos millones de afiliados.

   En el escrito al que tuvo acceso La Nueva. se habla de “una maniobra delictiva que se realiza en contra de IOMA, en perjuicio no solo del Instituto sino de los pacientes, personas con problemas de salud, y de las empresas proveedoras de prótesis [...] Son fondos que les pertenecen a todos los bonaerenses”.

   También “se denuncia un sistema en el que participan algunos médicos prestadores de IOMA, con la connivencia de auditores y en definitiva un sistema que lo habilita. El ‘sistema’ funciona a partir de la prescripción que origina la demanda de la prótesis, entonces el profesional médico que va a realizar la práctica se comunica con las empresas proveedoras de prótesis habilitadas por IOMA a fin de que les abonen un ‘honorario’ a cambio de la selección de esa empresa proveedora. En caso de negativa a pagar el soborno, el médico los amenaza con rechazar todas las prótesis de esa empresa lo que conlleva a que será otra empresa la que deberá proveer el producto, todo esto con el necesario aval de los auditores de IOMA”.

   “Este sistema desvirtúa el proceso de compra de prótesis generando enormes perjuicios para la provincia que paga días de cama, mientras los médicos realizan esa negociación y evidentemente ese 20 por ciento de ‘honorarios médicos’ abonados surgen de sobreprecios en las prótesis. También perjudica a los pacientes que ven demoradas sus intervenciones médicas y a las empresas que no participan de este tipo de corrupción que medra con la salud”, agrega la diputada en el escrito.

   Según lo expuesto, “distintos prestadores han realizado denuncias a IOMA, quien nunca tomó las medidas necesarias para poder terminar con este sistema perverso que deja afuera a las empresas que quieran trabajar sin abonar los retornos”.



   Ocaña sugiere las siguientes medidas probatorias para “desbaratar la maniobra ilícita que genera tantos perjuicios”:

   -Pedirle a IOMA el listado de las prótesis adquiridas en los últimos 5 años y que informe el procedimiento para la compra de las mismas.

   -Que informe el listado de médicos autorizantes y de prótesis rechazadas por los médicos donde deben constar las razones y la aceptación o no del rechazo por parte de los auditores de IOMA. También las intervenciones telefónicas de los médicos y auditores de IOMA.

   -Solicitarle el listado de todas las empresas proveedoras de prótesis de los últimos 5 años.

   -Pedirle a las empresas el listado de facturas abonadas, a fin de identificar las facturas emitidas por los médicos de IOMA que encubren la coima.



El pasado fin de semana tres medios nacionales (La Nación, Perfil e Infobae) hicieron visible esta problemática. En sus publicaciones, la diputada Ocaña explica que “los incentivos que determinadas empresas de prótesis traumatológicas, cardiológicas, y algunas prácticas médicas que se ponen de moda, entregan a profesionales para que se recomiende una marca comercial determinada, se hacen a expensas del costo del sistema de salud. Lo terminamos pagando entre todos. No es que las empresas son buenas y regalan. Lo ponen en el precio que después terminan pagando el hospital público, la obra social o la prepaga".

   Por esa razón, la diputada de Cambiemos contó que se propuso una ley que busca darle transparencia al sistema, “porque se obliga a todas a las empresas a declarar cuáles son estos incentivos”. Por otro lado,  “le exige al médico que declare bajo juramento que no tiene ningún conflicto de interés cuando hace una prescripción".

Denuncias e investigaciones
   La primera auditoría del gobierno de María Eugenia Vidal sobre los manejos administrativos y financieros en la gestión de su antecesor, Daniel Scioli, determinó en 2016 que en IOMA hubo maniobras con sobreprecios, facturaciones apócrifas y desvíos en las prestaciones por casi 1.500 millones de pesos.

   Por otro lado, el 18 de septiembre de este año mdzol.com publicó una denuncia por casos de corrupción que involucran a varios traumatólogos.

   De acuerdo a lo expuesto, la denuncia fue hecha por el doctor Matías Roby en marzo de este año ante la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología (AAOT). A través de un correo electrónico enviado a la AAOT, Roby aseguró que algunos miembros de la Asociación Mendocina de Ortopedia y Traumatología reciben retornos de las ortopedias y de los laboratorios.

   Y este último fin de semana, Perfil, Infobae y La Nación contaron que al menos tres empresas extranjeras pagaron sobornos a través de sus subsidiarias a médicos argentinos para colocar sus productos en el país.
FUENTE LA NUEVA
Publicar un comentario