NOTICIAS POLICIALES

Preso por golpear a ex novia en la puerta de una comisaría

10 de octubre de 2018
Tiene 23 años y quedó alojado en la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán, por orden de la Fiscalía de Flagrancia. La agresión se produjo en la esquina de la seccional primera, en Independencia y San Martín.
Un joven de 23 años fue aprehendido ayer por golpear a su ex novia y a la hermana de ella en la esquina de la comisaría primera: pero lo más indignante de la situación fue que lo hizo a minutos de haber salido de esa dependencia, en la que justamente había sido notificado de la orden de restricción de acercamiento a la mujer.
El hecho se produjo en la esquina de Independencia y San Martín, a metros de la seccional en cuestión. Por ese motivo, el agresor no tardó en ser atrapado por los policías.
Según informaron fuentes consultadas por LA CAPITAL, todo ocurrió a las 8 de la mañana de ayer, cuando la joven de 21 años y su hermana, de 24, concurrieron a la comisaría para denunciar al joven por “daños”. Al parecer, se había producido entre los ex novios una discusión, en la que el joven actuó en forma violenta.
De inmediato, y como prevé el protocolo adoptado en materia de violencia de género, se dictó una orden de restricción de acercamiento. El agresor, también presente en la seccional, fue notificado de la medida que se había puesto en marcha mientras comenzaba la investigación del caso en detalle.
Sin embargo, al retirarse de la dependencia, en vez de cumplir dicha orden el joven se abalanzó sobre la denunciante y su hermana y las agredió. El violento accionar fue advertido por personal del servicio de calle de la comisaría, que obviamente lo redujo antes de que pudiese escapar.
En cuestión de minutos, los policías notificaron del hecho a la fiscal de Flagrancia, Romina Díaz, que ordenó la aprehensión del joven, imputado en una causa penal caratulada como “desobediencia y lesiones leves agravadas”. Además, la investigadora dispuso su traslado a la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán, donde deberá permanecer alojado mientras continúa el proceso judicial.

Seguirá en Melchor Romero el hombre que mató a su hija porque veía “bichos”

10 de octubre de 2018
Pasaron casi tres años desde que Ricardo Aguirre mató de un disparo a su hija de 5 durante un brote psicótico producido por el consumo de drogas y alcohol. También abandonó esa noche en un baldío a su bebé de 19 meses. La Justicia lo declaró inimputable pero cada semestre evalúa si puede recuperar la libertad. Por ahora sigue internado en Melchor Romero.
Antes Ricardo Aguirre era Richard y después pasó a ser solo Aguirre. El interno Aguirre. Desde hace un tiempo solo así se lo conoce en Melchor Romero, donde cumple un encierro por su locura, aunque a algunos esto les parezca poco y signifique menos justicia cualquier otra cosa.
En realidad, Ricardo Aguirre fue derivado al más famoso neuropsiquiátrico del servicio Penitenciario bonaerense en octubre de 2016 cuando se lo declaró inimputable, con potencial peligrosidad para terceros y sí mismo. Meses antes había protagonizado uno de los episodios criminales más estremecedores de Mar del Plata al matar a su hija Lucía de 5 años de un disparo y abandonar a otra de 19 meses en un baldío del barrio Autódromo. La pequeña víctima de la alienación de Aguirre sobrevivió toda la madrugada de aquel 22 de diciembre de 2015 hasta que sus llantos fueron oídos por policías que habían desplegado un pesimista rastrillaje.
Semanas atrás se realizó una audiencia en el Juzgado de Ejecución N°1 para analizar la medida de seguridad que mantiene encerrado a Aguirre en Melchor Romero, igual que sucede cada semestre. El juez Ricardo Perdichizzi resolvió que Aguirre continúe alojado en el pabellón psiquiátrico de la Unidad Penal 34 de Melchor Romero. Allí deberá seguir con la atención por sus adicciones a las drogas, asistencia psicológica y tratamiento psiquiátrico farmacológico.
Aguirre no está en condiciones de regresar a la sociedad porque es un peligro. Porque, a riesgo de un calificativo vulgar, está loco. Como estaba loco antes, a causa de sus consumos. Se drogaba con cocaína y tomaba bebidas alcohólicas. Veía muñecas en las esquinas. Bichos lo perseguían en su imaginación. Ese día de diciembre impidió a su pareja que se llevara a los niños (Lucía, su melliza, un varón de 7 y la bebé de 19 meses) tras decidir abandonar la casa y, en cambio, se los quedó él.
Durante varias horas Aguirre, un hombre sin compromisos laborales, perdido en las adicciones y a quien apodaban “Richard”, se encerró con las tres niñas y el niño en la casa de Vértiz al 12000. Luego, poco después de las 21, salió con los cuatro menores a buscar a alguien que lo llevara a una iglesia.
En el camino se encontró con un amigo de apellido Chávez que lo subió al auto junto a los niños y los llevó a la casa del pastor Diego Cañete, en calle 236 al 1500.
En la vereda de dicha vivienda se formó una ronda de “oración” y fue en esas circunstancias que Aguirre accionó el gatillo del revólver. El proyectil atravesó el cuerpo de la pequeña Lucía y la mató prácticamente en el acto.
Luego Aguirre escapó con la bebé de 19 meses y recién fue detenido en horas de la madrugada dentro de una casa abandonada. Pero sin la niñas. Estaba en un estado de bloqueo psicológico que la golpiza propinada por familiares en el momento de localizarlo no ayudó a destrabar.
La policías, las autoridades judiciales, la familia, los vecinos la prensa, todos, auguraban lo peor para la bebé. Sin embargo, a las 5.45 los llantos provenientes de un baldío trajeron la única alegría del caso: la pequeña reposaba sobre un montículo de tierra.
Inimputable
Tras la detención, Aguirre fue sometido a distintos peritajes psicológicos y psiquiátricos y confinado a una celda en Balcarce. Allí, dopado por la farmacología, casi ni se comunicaba con las demás personas.
El 28 de septiembre de 2016 el fiscal Fernando Castro elevó la causa a juicio pero el 18 de octubre se lo declaró inimputable y se determinó su internación en el neuropsiquiátrico de Melchor Romero. En febrero de 2017 se analizó su situación mental por medio del trabajo de especialistas del Gabinete Psiquiátrico del Servicio Penitenciario y quedó claro que Aguirre en libertad representaba un riesgo para sí mismo o para terceros.
Los sucesivos estudios marcaron la misma tendencia. Cada seis meses la condición de Aguirre es analizada para saber si se produjo una atenuación en su peligrosidad y si es posible que salga a un instituto neuropsiquiátrico por fuera del Servicio Penitenciario, como puede ser la Clínica del Mar de Punta Mogotes. También existe la posibilidad que Aguirre esté “curado” y reciba el alta a prueba, que consiste en suprimirle el encierro y otorgarle la libertad con estudios y monitoreos frecuentes.
Por ahora, Aguirre sigue siendo Aguirre, un interno más de Melchor Romero.

En accidentada persecución fue detenido asaltante de una heladería

10 de octubre de 2018
Asaltó junto a cuatro cómplices una heladería de La Perla. La policía lo localizó cerca del Barrio Centenario y los empezó a perseguir. Choques y una detención.
Un delincuente de 25 años, que momentos antes había asaltado una heladería del barrio La Perla, fue detenido tras una persecución por distintas calles de la ciudad cuando el vehículo en el que escapaba junto a sus cómplices colisionó contra un árbol.
Durante la intervención policial un patrullero del Comando de Patrullas quedó fuera de acción al chocar una columna de alumbrado, pero otros compañeros siguieron al automóvil de los asaltantes y pudieron atrapar a, al menos, uno de ellos.
Según datos corroborados por LA CAPITAL, el robo se registró cerca de la medianoche del martes cuando cinco hombres, todos jóvenes, ingresaron a la heladería sita en La Rioja y Libertad. En un primer momento simularon ser cliente pero segundos después asaltaron con armas de fuego a los empleados y sustrajeron además de dinero en efectivo y teléfonos dos potes con helado.
Segundos después de que escaparan en un Peugeot 208 color blanco la policía tomó conocimiento y desplegó un operativo para rastrillar la zona céntrica y aledañas con el propósito de ubicar el vehículo. Finalmente  en Castelli y Uruguay un móvil del Comando de Patrullas lo avistó. Entonces se inició una persecución por distintas calles mientras se sumaban otros patrulleros.
El primer incidente importante ocurrió en Alvarado y República del Líbano, donde uno de los móviles policiales colisionó contra una columna metálica.
El vehículo con los asaltantes siguió su huida hasta que corrió la misma suerte, aunque no contra una columna sino un árbol, en Falucho y 206. Cuando los policías llegaron al Peugeot solo permanecía su conductor, identificado luego como Cristian Vels (25).
Dentro del automóvil se hallaron los potes de helado, tres teléfonos y prendas de vestir.
La fiscalía de Flagrancia, a cargo de Romina Díaz, dispuso la aprehensión del joven y le imputó el delito de robo agravado por el empleo de arma de fuego no secuestrada y su comisión en poblado y en banda.
Sobre los otros cuatro integrantes del grupo que asaltó la heladería no se conocen datos, aunque se esperan novedades al respecto para las próximas horas.

Un joven murió apuñalado durante una pelea callejera

9 de octubre de 2018
La discusión comenzó por una deuda. Por el hecho fue detenido un hombre de 24 años.
Un joven fue asesinado de una puñalada durante una pelea callejera y por el hecho fue detenido un hombre de 24 años.
El episodio ocurrió este lunes a la tarde en la zona de la Ribera, de la localidad santafesina de Villa Gobernador Gálvez.
Según informaron fuentes policiales, también hay un herido y fue detenido un joven de 24 años, mientras que su padre es intensamente buscado por personal de la Policía. La víctima fatal fue identificada oficialmente como Luciano Astudillo, de 28 años.
La discusión comenzó por una deuda entre un hombre llamado Carlos, actualmente prófugo, con un revólver calibre 32, y su hijo Hugo que portaba un cuchillo.
En medio de la discusión, Carlos comenzó a disparar y una bala alcanzó a Facundo, que estaba con Astudillo, según informaron medios locales. A su vez, según los voceros policiales, Luciano fue apuñalado en el pecho por Hugo.
Ambos heridos fueron llevados al Hospital Gamen, donde le diagnosticaron a Facundo un roce y Astudillo fue declarado muerto poco después.
Inmediatamente, efectivos de la comisaría 25 detuvieron a Hugo, a quien se le secuestró un cuchillo tipo con mango madera de 20 centímetros de largo, que podría ser el arma homicida.
LA CAPITAL

No hay comentarios :