NOTICIAS POLICIALES

Un hombre acusado de matar a su hijastro de tres años apareció ahorcado en la cárcel

11 de septiembre de 2018
El hallazgo del cuerpo de Carlos Alberto Pérez se produjo anoche cuando guardiacárceles notaron que se encontraba colgado de una reja de la celda por una reja arrancada a un borde roto de su colchón.
Un joven de 25 años que había sido imputado de haber asesinado a golpes a su hijastro, un niño de tres, en la localidad santafesina de Santo Tomé, fue encontrado ahorcado en el interior de la celda de la Cárcel de Coronda en la que se encontraba alojado.

El hallazgo del cuerpo de Carlos Alberto Pérez se produjo anoche cuando guardiacárceles notaron que se encontraba colgado de una reja de la celda por una reja arrancada a un borde roto de su colchón.
De inmediato se les dio intervención a los fiscales de la Unidad de Homicidios Dolosos Ana Laura Gioria y Gonzalo Iglesias, quienes ordenaron los peritajes criminalísticos de rigor en la celda en la que lo hallaron muerto, informaron medios locales.

Horas antes, en la Sala II del subsuelo de Tribunales, los fiscales del caso le atribuyeron al joven los delitos de “lesiones leves dolosas” y “coautor de homicidio calificado por el vínculo, alevosía y ensañamiento”.

Pérez está acusado de haber asesinado a golpes a su hijastro, el niño Jorge Ezequiel Bachelli, quien habría sido golpeado por el joven y por su propia madre, durante una reunión celebrada el viernes por la tarde en Santo Tomé.
El chico murió en un hospital a las 3:00 del sábado, mientras que su hermanita, una beba de menos de un año que también habría sido golpeada, permanecía en estado crítico.

Una mordida y el cabello teñido fucsia, las claves para esclarecer un asalto

11 de septiembre de 2018
A fines de junio un taxista fue asaltado y se defendió a los mordiscones. La mujer que lo tenía reducido con un cuchillo sufrió una herida en una mano pero igual se dio a la fuga junto a su cómplice. Semanas después fue detenida.
El taxista no tuvo otra manera de defenderse de la asaltante que con su boca. Apenas sintió que tenía al alcance de una morida la mano de la mujer que le estaba sacando su recaudación a punta de cuchillo, la atacó. Y lo hizo con tanta fuerza que la lastimó y la puso en fuga. Días después la policía pudo confirmar la identidad de la asaltante gracias a la lesión en la mano y de otra seña particular inconfundible: el cabello teñido de fucsia.

La mujer resultó ser Marisol Alonso (27) que recién fue detenida en las últimas horas pese a que el violento asalto al taxista, del que también participó un hombre que permanece prófugo, ocurrió a fines del mes de junio.

La fiscal Andrea Gómez decidió acusarla del delito de robo agravado y lesiones, y ordenó su detención en el destacamento femenino.

La investigación se inició el 21 de junio último horas más tarde de que el taxista de 47 años sufriera el asalto. El hecho se había iniciado a las 5.30, aproximadamente, cuando una pareja subió al vehículo de alquiler en la zona céntrica y pidió un viaje hacia el sur de la ciudad.

Cuando el taxímetro llegó a Valentini y San Salvador, la mujer colocó un cuchillo en el cuello del chofer y le pidió el dinero de la recaudación y otras pertenencias de valor. En ese momento se produjo un forcejeo en el que la víctima fue cortada en la cara y el cuello pero la mujer también se llevó su parte: fue mordida en una mano.

Con la denuncia hecha en la comisaría tercera y la intervención de la fiscal Gómez, se llevó a cabo el reconocimiento fotográfico en la oficina de la OTIP, donde el taxista pudo identificar a Alonso.

Con ese dato la policía allanó un domicilio de Vértiz al 6300 pero no pudo secuestrar elementos vinculantes al asalto, como el teléfono celular robado o prendas de vestir. En cambio, la mujer fue identificada y en una de sus manos mostraba la marca de la dentadura del taxista. También presentaba el cabello coloreado en sus puntas de color fucsia, tal lo descripto por la víctima.

A pesar de esas evidencias, la Justicia necesitaba algunas otras más sólidas, como la declaración precisa del taxista, la que finalmente se pudo materializar en los últimos días. Eso permitió que se autorizara un nuevo allanamiento en la tarde de este martes durante el que Alonso fue localizada y aprehendida. Un buzo con los colores y el escudo de Aldosivi también fue relevante a la hora de respaldar la acusación.

Respecto a la autoría del asalto, los investigadores no tienen dudas sobre la mujer, aunque podría existir un trasfondo de violencia intrafamiliar vinculada con cierta sumisión y obediencia. Esa circunstancia es investigada ahora por la fiscalía, como también la identidad del hombre que fue cómplice en el asalto.

Horror Don Emilio: un barrio asombrado por un crimen y un suicidio al que nadie le encuentra explicación

11 de septiembre de 2018
La autopsia determinó que Soledad Figueroa (44) murió por una puñalada en el cuello y que Marcelo Herrera (48) se ahorcó cuatro o cinco horas después. Sus hijas, que padecen retraso madurativo y discapacidad motriz, quedaron desamparadas.
Pasaron poco más de 24 horas y nadie en el barrio Don Emilio entiende lo que pasó. Nadie le encuentra explicación al horror que se vivió en la casa de Rosales al 12.100 en la que Marcelo Herrera (48) asesinó de una puñalada a su esposa, Soledad Figueroa (45), y luego se ahorcó.

Familiares, vecinos y allegados están atónitos, para ellos Herrera y Figueroa se amaban y amaban a sus hijas, de 26 y 27 años, que padecían retraso madurativo y estaban postradas en una cama por una discapacidad motriz.

“Se desvivían por ellas. Las amaban más que nada en el mundo”, expresó una allegada de la pareja en las redes sociales al enterarse de la fatal noticia.

El lunes por la tarde se realizó la operación de autopsia en ambos cuerpos que, si bien no serviría para explicar el por qué de semejante acto, ayudaría a despejar de la mecánica del mismo.

Según el informe preliminar entregado a la Fisalía N°6, Soledad Figueroa fue apuñalada con un certero “estocada” en el cuello, entre las 12 y las 2 de la madrugada del lunes, y en pocos minutos murió desangrada.

Figueroa estaba en ropa interior al momento de ser atacada por Herrera en la habitación que la pareja compartía, por lo que sospechan que fue sorprendida y no alcanzó a defenderse. Luego, la víctima, se arrastró unos metros desde su cuarto hasta el piso de la cocina, donde finalmente falleció.

HOMICIDIOSUICIDIO18

Luego de asesinar a su esposa, Herrera estuvo entre 4 y 5 horas dando vueltas por el interior de su casa, con sus hijas, de 26 y 27 años, durmiendo en uno de los cuartos.

El hombre, viendo el cadáver de su esposa y la sangre derramada, se tomó el tiempo para escribir una carta en la que se despidió de sus hijas, su familia y explicó los motivos de la terrible decisión que había tomado.

En esos “motivos”, según trascendió, Herrera detalló la difícil situación familiar en la que se encontraba y la que lo había desbordado por completo.

Luego de terminar la carta, Herrera se vistió con una camiseta de su querido River Plate, tomó una soga y se colgó en el garaje. Según la autopsia, se quitó la vida entre las 6 y las 8 de la mañana.

La autopsia descartó que Herrera y Figueroa hubiesen estado bajo los efectos de drogas o alcohol. También descartó que hubiesen ingerido algún tipo de veneno. No hubo algún tipo de atenuante externo en la decisión de Herrera de asesinar a su pareja y luego quitarse la vida.

HOMICIDIOSUICIDIO01

El futuro de las hijas

Los familiares de Figueroa y Herrera quedaron devastados, sobre todo el hermano de la mujer, quien fue el que encontró los cuerpos el lunes cerca de las 11 de la mañana.

El comisario Julián Bonoldi recibió a los familiares de las víctimas en la comisaría décimo primera hasta altas horas de la noche, para intentar tranquilizarlos y asegurarles que la seccional estaría a su disposición para lo que necesitaran.

Como primer medida, la familia de Figueroa y Herrera resolvieran tomar posesión del inmueble de Rosales al 12.100 por miedo a que delincuentes, enterados de lo sucedido, decidieran tomar el lugar.
Además, evaluan internar a las dos jóvenes que, por su delicada condición necesitan de cuidados permanentes.

Los cuerpos de Figueroa y Herrera ya fueron entregados a su familia que, lejos de insultar y odiar al femicida, todavía se preguntan por qué lo hizo y para qué pensó que serviría esa carta escrita entre las dos muertes.

Asaltaron a una familia y la policía los detuvo adentro de la misma casa

11 de septiembre de 2018
Sucedió durante la mañana en una casa del barrio Perla Norte. Los dos delincuentes intentaron asaltaron a una familia pero la policía llegó a tiempo y los detuvo.
Dos delincuentes armados fueron detenidos en el interior de una vivienda del barrio Perla Norte cuando mantenían reducidos a los miembros de una familia, entre ellos una pareja anciana.

Los dos asaltantes tienen 27 y 24 años y las primeras averiguaciones sostienen que cuentan con antecedentes por robos contra la propiedad y las personas.

El hecho por el que ahora cayeron se inició a las 7.30, cuando un hombre de 31 años salía de su casa en 14 de Julio al 300 a bordo de su automóvil. En ese instante los dos delincuentes, identificados como Leandro Breti (27) y Jorge Vilche Mugnón (34), se abalanzaron contra el vehículo y obligaron al conductor a reingresar a la vivienda. Ya dentro de la casa la víctimas fue reunida con su novia de la misma edad y sus padres, de 81 y 78 años, y todos ellos atados con prendas de vestir y otros elementos que hallaron en los distintos ambientes.

Una versión indica que fue un transeúnte el que al ver la maniobra de los asaltantes llamó a la policía y fue esa premura la que hizo posible que un móvil del Comando de Patrulla acudiera con prontitud. Apenas llegaron al lugar, los policías ingresaron a la casa y sorprendieron a los dos delincuentes, uno de los cuales arrojó la pistola calibre 22 al piso y se entregó.

Ambos individuos tenían 8.000 pesos, cerca de 1.000 dólares, alhajas y celulares de las víctimas, los que habían preparado para llevarse como botín.

La policía le dio intervención a la fiscal María Isabel Sánchez, de Flagrancia, aunque posteriormente se articularon algunas diligencias con el fiscal Mariano Moyano, a cargo de la oficina especializada de asaltos a viviendas.

Condenan a un delincuente por un violento robo a una parrilla

11 de septiembre de 2018
Rubén Alejandro Espíndola recibió una pena de 6 años y 8 meses de prisión por haber asaltado con un pistolón la parrilla "Lo de Walter", en diciembre de Un hombre que en diciembre de 2016 asaltó a mano armada una parrilla y golpeó a un trabajador fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 a 6 años y 8 meses de prisión.
En un juicio abreviado, el juez Juan Manuel Sueyro condenó a Rubén Alejandro Espíndola por el delito de “robo triplemente agravado y portación ilegal de arma de uso civil, ambos en concurso real“. Además, el magistrado consideró que el imputado es reincidente en este tipo de delitos, ya que contaba con una condena previa de un año y diez meses de prisión en la que había obtenido su libertad asistida en noviembre de 2014.
El hecho ventilado en el Tribunal N°3 ocurrió el 28 de diciembre de 2016, cerca de las 21.30, cuando Espíndola, junto a otros dos sujetos, ingresó a la parrilla “Lo de Walter“, ubicada en Libertad 6492 y, portando un arma de fuego tipo pistolón, intimidó a empleados y clientes para robarles.
Según relataron testigos, Espíndola tenía parte de la cara cubierta con un trapo y, mientras les gritaba a los presentes para que tiraran al suelo, golpeó con el pistolón a una de las víctimas para que se apurara. Luego, entre Espíndola y sus cómplices, una a una fueron quitándole las pertenencias de valor a las víctimas, como celulares, dinero en efectivo y llaves.
Los delincuentes, tras patear en las costillas a uno de los empleados, consiguieron las llaves de la caja registradora. y al abrirla mencionaron en voz alta “ya tenemos toda la plata“.
Paralelamente al asalto, una pareja que paseaba por la zona observó desde afuera la situación y avisó a la policía sobre el robo en curso en Libertad y Enzo Bordabehere.
Efectivos fueron hasta la parrilla y vieron a Espíndola, armado, que tenía a otras en el piso. Espíndola, al notar la presencia policial, intentó escapar a la carrera, pero fue aprehendido luego de una breve persecución. En su poder tenía dinero en efectivo, un pisolón marca Acter Fin cargado y un teléfono celular.
Luego se confirmaría que el pistolón había sido utilizado en 2004 en un robo en la localidad de Junín, y tenía un pedido de secuestro activo de la Fiscalía N°2 de esa localidad.
Con estos acontecimientos probados, el juez Sueyro no aceptó ninguno de los atenuantes planteados por la defensa ya que consideró que no se pudo demostrar “la buena conducta registrada en el trámite de esta causa” de Espíndola. Además, rechazó pronunciarse en cuanto a la supuesta depresión del imputado, por no encontrar respaldo probatorio al respecto.
Finalmente, el juez Sueyro declaró, con carácter provisorio, el vencimiento de la pena impuesta, que operará el 27de agosto de 2025, para lo cual se tiene en consideración que el causante se encuentra ininterrumpidamente
privado de su libertad desde el 28 de diciembre de 2016, momento en que fue detenido.2016, y haber golpeado a un trabajador.
LA CAPITAL


No hay comentarios :