Con los créditos en caída libre, el mercado inmobiliario se derrumba


La cantidad de operaciones en el distrito sigue su tendencia a la baja. En gran medida, por el brusco descenso de las hipotecas. Las propiedades, dolarizadas, mantienen los valores.

La inestabilidad cambiaria afecta cada vez más al mercado inmobiliario, que luego del primer trimestre no detuvo su caída. Los vaivenes del dólar paralizaron el crédito, pilar del crecimiento que se registró desde la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada hasta que la moneda norteamericana se empezó a disparar. Solo este mes el billete verde subió 35,5%, pero los inmuebles, dolarizados, mantienen su valor.

Los números del sector, si bien todavía no reflejan la corrida cambiaria de la semana pasada, son contundentes. En julio se escrituraron en el distrito 864 operaciones de compraventa, 7,1% menos que en el mismo mes del año pasado y 10,2% en relación con junio, según el informe del Observatorio de Desarrollo Regional de la Fundación Bolsa de Comercio de Mar del Plata, realizado con datos del Colegio de Escribanos.

Julio fue el cuarto mes de caída (en marzo se habían registrado 1.277 operaciones). La baja “demuestra acabadamente el impacto en el mercado de la inestabilidad cambiaria y el brusco descenso del crédito hipotecario”, señaló el Observatorio, dirigido por Marcelo Sosa.

Todavía hay rastros del primer trimestre positivo. Es que, a pesar del cambio de tendencia que se produjo en abril, aún se registra un balance positivo en el acumulado enero-julio, con 7.243 operaciones escrituradas, lo que implica un incremento interanual de 33,8%.

A nivel provincial se observa la misma tendencia. En julio se escrituraron en la provincia 10.258 operaciones, lo que representa un retroceso interanual de 9%, y de 8,15% respecto a junio. De este modo, en el acumulado enero-julio se escrituraron en territorio bonaerense 74.314 operaciones, con un crecimiento de 16% en virtud del alza de los primeros tres meses.

El monto promedio de las operaciones escrituradas en julio en General Pueyrredon se ubicó en $ 1.432.999, un
62,5% más que el año pasado y 13,1% en comparación con junio. A nivel provincial, el monto se ubicó en $ 1.820.040, un 27% superior al registro de Mar del Plata y Batán.

Además, el partido concentró en el acumulado entre enero y julio el 9,75% del total de operaciones de la provincia, con lo que superó el promedio de 8,3% del mismo período de 2017.

“Lo que ha sucedido es que desaparecieron las líneas de crédito, y juntamente con esto el mercado, que se había motorizado mucho el año pasado, volvió a entrar en un tobogán y a caer en una meseta que realmente no es nada saludable”, dijo el presidente del Colegio de Martilleros de la provincia, Juan Carlos Donsanto.

El informe del Observatorio lo dice con otras palabras: “Durante julio la sostenida inestabilidad cambiaria acentuó la retracción en el desembolso de créditos hipotecarios iniciada en abril”. Así, se registró en el partido “el menor número de operaciones desde febrero de 2017”.

En total se firmaron en julio 119 hipotecas, con una caída interanual de 56,7% y de 80% en la comparación con las 592 operaciones de marzo. Esto “demuestra acabadamente el brusco cambio de tendencia de las operaciones de crédito para la vivienda”, apuntó el informe.

El monto total de los créditos hipotecarios desembolsados en el partido se redujo en julio a $ 184,1 millones, con un retroceso de 43,4% en relación con el mismo mes de 2017 y de 18,2% en comparación con junio.

A raíz de la buena performance del primer trimestre, en el acumulado de los primeros siete meses del año se manifestó un saldo positivo: 2.542 hipotecas por $ 3.456 millones, lo que representa un crecimiento interanual de 100% en operaciones y 163% en el monto global.

El inconveniente de los créditos es claro: los desembolsos de los bancos son en pesos, que cada vez alcanzan menos para comprar los inmuebles en dólares, con precios inalterables.

“Todas las variables económicas se dispararon. Estamos en una encrucijada de valores inciertos y necesitamos, como para el resto de las cosas, que todo esto se tranquilice y empezar a tener precios de referencia ciertos”, señaló Donsanto.

Al dirigente lo preocupa además otra variable: “Hemos visto en los últimos días una degradación importantísima en los salarios. Un salario promedio estaba antes en el orden de los 1.500 dólares. Hoy está en 500 con tendencia a la baja. Sin duda todo esto hace que las cosas sean cada vez más complejas”. Con este cóctel, como remarcó Donsanto, “cada vez es más difícil llegar a tener una propiedad”.
LA CAPITAL

No hay comentarios :