NOTICIAS POLICIALES


“Fuimos las personas más odiadas de Mar del Plata, y lo seguimos siendo”

25 de agosto de 2018
Héctor Picart (56) fue acusado de abusar y maltratar hasta la muerte a su bebé. También su mujer Lucía Sosa (36). Durante casi dos años estuvieron presos pero el viernes la Justicia dijo que eran inocentes. 
Por Fernando del Rio
Héctor Picart (56) es un hombre que busca paz y que nada lo conforma por ahora. Desde el viernes, cuando junto a su mujer Lucía Sosa (36) fueron absueltos de la horrenda acusación de violar y matar a su bebé Yazmín en 2016, lo intenta. Una de las primeras acciones que se había prometido fue salir a contar su verdad.
Abrigado por una campera y una bufanda que nunca se sacaría durante toda la charla, Picart saluda y, aunque aparece por sorpresa, no es necesario que se presente. “Soy yo, doy la cara, no me escondo. No quiero la libertad, quiero justicia porque a mí no me sirve la libertad y tener que andar escondiéndome de la gente. Quiero que se sepa la verdad, quiero mirar a la gente a la cara y no andar bajando los ojos cada vez que la gente me mira”, dice Picart.
La charla se propone abierta y sin condiciones. “No hay problemas, yo quiero que se sepa todo -señala el hombre. Que se sepa que se tardó mucho tiempo en darnos justicia porque desde el primer día la fiscal Sánchez y el médico Cerillano (NdP: el médico autopsiante) sabían que no tenía nada la nena cuando entró al Materno, sin embargo prefirieron acusarnos de algo que era totalmente espantoso. Más para un padre acusarlo de eso. Fuimos las personas más odiadas de Mar del Plata y lo seguimos siendo, me parece”.
-La Justicia los absolvió a usted y a su mujer. ¿No le alcanza con eso para sentirse tranquilo, en paz?
-Los jueces dijeron que nosotros no hicimos esto, nosotros lo supimos siempre, y sin embargo la gente sigue diciendo barbaridades. Es un infierno. Estamos en la calle, no tenemos nada, perdimos todo… Pero lo peor es que tenemos escrito acá -se golpea con la palma de la mano en la frente- la palabra “asesino”. Por más que nos declaren inocentes estamos manchados de por vida. Van a decir esos fueron los que mataron y violaron a la bebé.
-A ustedes se les había muerto otra bebé tres años antes, les habían quitado a sus hijos y en ese momento pasa lo de Yazmín… El prejuicio muchas veces se respalda en habladurías, otras veces se produce por decantación, por sentido común…
-Mire, todo empieza con la muerte de mi hija Candela hace 5 años atrás. Estuvo la doctora Sánchez y también el médico Omar Cerillano. Nosotros venimos con una especie de prejuicio tanto del Materno Infantil, como del tribunal de Familia y la doctora Sánchez. El problema era que mis hijos tenían problemas respiratorios y nosotros somos una familia humilde, no podíamos hacer otra cosa más que llevarlos al Materno. Pero la gente del Materno en lugar de hacerse cargo se le ocurrió decir que mi mujer tenía Munchausen. No los atendían, les hacían nebulización, los mandaban a mi casa y a las horas teníamos que volver.
-¿Los nenes siempre estaban enfermos? ¿Eso no le causaba inquietud, preocupación a usted?
-Son nenes… Lo que sé es que el hecho de concurrir demasiadas veces al Materno les molestaba a los doctores, como que los chicos tenían una especie de maltrato y tenían un riesgo social. Sí, mis hijos fueron muchas veces internados pero todas las veces fueron por causa justa. No creo que un médico le haga caso a una madre que dice quiero que lo internen. Muchas de las internaciones fueron por observación, de solo 24 horas. De seis hijos que tenemos solo un nene se lastimó, al caerse de la cama mientras jugaba con su hermanita. Se hizo una fisura en la cabeza. Jamás los maltratamos. Pero nos dicen que somos negligentes y maltratadores.
-En la muerte de Candela, en 2013, encuentran cocaína en sangre en un estudio dentro del Materno.
-Sí, pero después se comprobó que estaba mal eso. Cuando nace Candela en 2013 llega con problemas respiratorios y siempre que la llevábamos al Materno le daban Salbutamol y a la casa, Salbutamol y a la casa. Candelita se murió en el Materno después de estar internada 5 días, pero en el segundo día aparece que tenía cocaína en la sangre. No podía ser, ni yo ni me señora fumamos. Ni tomamos. Nada. Ese mismo día nos ofrecimos a la fiscal Sánchez para que nos hagan estudios. Pero nunca nos imputaron. Todo esto lo explico porque por eso pasó lo de Yazmín en el Materno. Por la supuesta cocaína, hasta que se certificara lo que había pasado, el juzgado de Familia nos sacó a los demás nenes. Ahí empezamos a hablar mal del Materno, por Canal 10, por la radio, y cuando llevábamos a los nenes decían que mi mujer los enfermaba.
-La acusación que recibieron fue de que habían abusado sexualmente y maltratado a Yazmín hasta la muerte…
-Sí… Pero, ¿sabe qué? yo siempre tuve fe, creí en Dios, y supe que no tuvimos nada que ver. Cuando entregamos la nena en el Materno, los tres médicos, todos dijeron que no tenía ningún golpe, nada externo. Pero dijeron que debido a los supuestos maltratos “de estos padres” le revisaron las nalguitas y no encontraron nada. No encuentran lo que después vieron en la foto. Los tres médicos declararon. Ahí se empieza a revertir lo que había dicho Cerillano en la autopsia. Con eso de la injuria anal. Las médicas de La Plata, una de ellas que es especialista en pediatría, le dijo a Cerillano que parecía que no había leído ni la historia clínica de la nena.
-¿Por qué se escaparon cuando sucedió lo de Yazmín?
-Nosotros nos escondimos, no escapamos. Fíjese, la madrina de la nena declaró que ella nos quería matar al enterarse de lo que nos acusaban. Ante el temor de que a mi mujer le pasara algo y al revuelo que se había armado en minutos nomás, decidimos escondernos. Nunca nos quisimos ir de Mar del Plata. Queríamos contactarnos con el abogado que habíamos empezado a tratar para demandar al Materno por lo de la falsa cocaína y el mal diagnóstico de Candelita.
-¿Qué hicieron?
-Estuvimos en un campo. La primera noche me acuerdo que se largó a llover y conseguimos una bolsa negra, de consorcio, y nos tapamos con eso, abajo de un árbol. Los días siguientes estuvimos en unos pajonales. Cada vez que veíamos los teléfonos veíamos las noticias y las cosas que decían de nosotros. ¡A la bebé nosotros no le habíamos hecho nada! Al quinto día, cuando estábamos con hambre y frío, nosotros le llamamos a la policía y le dijimos que nos entregábamos. Estábamos en una loza grande en Colón al fondo.
***
A Picart le jugó en contra su propia vida. Aunque siempre fue un hombre trabajador, tenía antecedentes. Había sido condenado en Azul por abuso deshonesto contra su propia pareja pero sin prisión. Meses después, se enteró que esa mujer, madre de un hijo suyo, era golpeada por su nuevo novio y la quiso defender. Lastimó a ese hombre. Lo acusaron de lesiones y debió cumplir 11 meses preso en el penal de Barker. También la muerte de su primera hija y la judicialización de los anteriores hijos dieron forma a una idea de padres desalmados y violentos.
-Le aseguro que no nos dejaron criar a nuestros hijos. No somos así. Jamás le haríamos nada. Yo ahora daría mi vida por tener a los dos que están en Gesell y la ONG EnRed nos va a ayudar en la revinculación. Yo con el tema de Azul me equivoqué, lo reconocí y lo pagué. Pero a Yazmín no le hicimos nada.
-¿Cómo fue su estadía y la de su mujer en la cárcel?
-Estuvimos en el infierno. Al entrar con una carátula tan jodida, con los códigos tumberos… imagínese. Mi señora la pasó peor que yo. Yo estaba en el pabellón 9, el pabellón cristiano. Ahí hay gente con carátulas jodidas, varias veces me corrieron para pegarme, me tiraron puntazos pero no me pegaron. Mi mujer me contó muchas cosas que terribles que le pasaron. Me dijo que eran cosas que veía en las películas y no creía que podían pasar. Pero a ella le pasaron. Que la manosearan, que la intentaran abusar, sufrió abuso físico y psicológico.
Por momentos Picart reprime el llanto. Recién el viernes próximo se conocerán los fundamentos de la sentencia del tribunal Oral N°3 y podrá saberse más de la absolución. Del fallo que le hizo recuperar a la pareja un poco de la paz perdida.

Un marplatense murió en la terminal de Salta

25 de agosto de 2018
La víctima aguardaba junto a su familia subir a un colectivo para regresar a la ciudad.
Un marplatense de 71 años que estaba de paseo en la provincia de Salta junto a su familia falleció este sábado a la mañana en la terminal de ómnibus local mientras esperaba subir al colectivo que lo trasladaría a Mar del Plata.
La víctima, identificada como Héctor Duarte, sufrió un paro cardíaco en las dársenas de la estación. Según explicaron testigos del hecho, el hombre comenzó a sentir un dolor en la espalda mientras hacía la fila para ascender al colectivo y segundos después se desplomó sin reacción.
Las mismas personas que se encontraban en el lugar llamaron al 911 solicitando una ambulancia ya que en la terminal de ómnibus no había personal médico. Según la policía, el llamado de urgencia ingresó al 911 a las 8.48 e inmediatamente profesionales médicos arribaron al lugar, intentaron hacerle reanimación cardio pulmonar, pero Duarte ya había fallecido.
El marplatense se encontraba de paseo en la provincia norteña junto a su mujer de 73 años y una sobrina de la pareja.

Encontraron a un docente sin vida con el rostro devorado por su perro

25 de agosto de 2018
Hace dos años había denunciado la venta de títulos truchos en la Universidad de Morón.
Un hombre de 58 años, identificado como Federico Gustavo Patrón, fue encontrado sin vida en el partido de Pilar y con el rostro comido por su perro, de raza Labrador.
Según informó el medio Pilar a Diario, fue el hijo de la víctima quien lo halló cuando llegó a visitar a su padre, luego de 20 días sin verlo.
El cadáver del hombre, en avanzado estado de descomposición, estaba sentado en un sillón y, a su lado, su mascota que le habría devorado el rostro.
La primera hipótesis que manejan los investigadores es que se trató de una muerte natural ya que, de acuerdo a las primeras pericias, el cuerpo no mostraba signos de violencia.
De acuerdo al medio local, el lunes por la tarde se practicará la autopsia en la Morgue Judicial de San Fernando que brindará más datos sobre el motivo del deceso.
El fallecido era docente y en 2016 había denunciado la venta de títulos truchos en la Universidad de Morón.

Detuvieron a un hombre que amenazó con matar a una mujer

25 de agosto de 2018
El sujeto, de 48 estaba armado con una pistola. Fue aprehendido en el barrio El Progreso y quedó alojado en la Unidad Penal 44 de Batán.
Un hombre de 48 años acusado de amenazar a una mujer con un pistola fue detenido en el barrio El Progreso por personal policial del Comando de Patrullas Sur.
El hecho se registró en una casa en Savio al 1800 donde, por motivos que son de investigación, el hombre exhibió un arma de fuego y amenazó con matar a una mujer, de 65 años.
Personal del Comando de Patrullas Sur, alertados por un llamado anónimo al 911, fue hasta el lugar y detuvo al sujeto, quien portaba un arma calibre 22 largo marca Pehuen,
El fiscal Eduardo Amavet imputó al sujeto por “abuso de armas y amenazas” y ordenó que lo trasladaran a la Unidad Penal 44 de Batán. 

Denuncian acoso a alumnas en una escuela y que una directora propuso “que las chicas no usen calzas”

25 de agosto de 2018
Un profesor de gimnasia fue denunciado por un grupo de padres por acoso y trato indecoroso.
Un profesor de gimnasia de una escuela de Río Gallegos fue denunciado por un grupo de padres por acoso y trato indecoroso, al tiempo que apuntaron contra la directora del establecimiento por proponer, según dijeron, “que las chicas no usen calzas y musculosas”.
A partir del conflicto, las autoridades educativas dispusieron separar de sus cargos tanto al docente como a la directora.
La situación se conoció después de que los padres de una adolescente de 14 años denunciaran un trato indecoroso par parte de un docente.
“Mi hija me contó que él le acariciaba el pelo, que hacía juegos de manos. Las chicas, a veces, van con pantalón largo y se lo sacan para hacer deporte con los ‘ciclistas’ y él pasaba y les pegaba en las piernas”, contó la madre de una de las alumnas.
Luego de eso, los padres de unas nueve chicas se reunieron con el cuerpo la docente para manifestar su preocupación y se labró un acta.
Sin embargo, hasta este jueves las autoridades del establecimiento aún no habían puesto en conocimiento del caso al Consejo Provincial de Educación Secundaria, según informó el diario Tiempo Sur.
“En la reunión (con la directora) había papás de otras chicas que dijeron que sufrieron situaciones diferentes, pero lo que hizo la directora fue decirnos que las chicas iban con musculosa o que andaban con calzas y ahora dice que eso no está permitido. Yo le pregunté si entonces ella creía que si una nena va en musculosa hay derecho a que la toquen.
Ahora también prohibió las mallas para danza”, relató la madre de una alumna, según publicó el diario Clarín.
De acuerdo a la misma versión, tras conocerse el conflicto tanto el docente como la directora fueron separados de sus cargos.
Foto: Diario Tiempo Sur.
LA CAPITAL

No hay comentarios :