Piden cadena perpetua para Ricardo Panadero



MARTES 3 DE JULIO DICTARÁN LA SENTENCIA

La fiscalía y la querella, en sus alegatos, solicitan al Tribunal Oral en lo Criminal N°4 la máxima pena para el expolicía, a quien consideraron culpable de haber participado del crimen de la adolescente, ocurrido en Miramar en 2001. La defensa solicitó la absolución.

La fiscalía y la querella, en sus alegatos, solicitaron al Tribunal Oral en lo Criminal N°4 que condene al expolicía Ricardo Panadero a cadena perpetua por haber participado de las torturas, violación y asesinato de Natalia Melmann en Miramar en 2001.

La fiscal Ana María Caro consideró que las pruebas exhibidas durante el debate concluyen en la culpabilidad de Panadero, imputado por “privación ilegítima de la libertad agravada por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal y por la participación de dos o más personas y homicidio agravado por la participación de dos o más personas y criminis causa”.

En la misma línea que la fiscalía, la abogada de la familia de Natalia, Lisa Cabral, adelantó que solicitará a los jueces Jorge Peralta, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro la cadena perpetua para Panadero, pero agravada, además, por tratarse de un policía el que cometiera el crimen.

“Sostenemos desde el principio que corresponde exclusivamente en cadena perpetua”, expresó Cabral y agregó: “Estamos convencidos de que la prueba genérica encontrada sobre el cuerpo de Natalia y los testimonios agregados dan cuenta de la participación de Panadero, con lo cual tiene que resolverse una culpabilidad”.
Por su parte, el abogado que defiende a Panadero, Lautaro Resua, como planteó desde el inicio en el juicio, pedirá a los jueces que absuelvan a Panadero por considerar que no se demostró su participación en los hechos.

“Se han podido escuchar la mayoría de los testigos que queríamos y estamos esperanzados en obtener una sentencia justa y ajustada a derecho”, expresó Resua.

“Estoy convencido de que la prueba que ha traído la parte acusadora -tanto fiscalía como querella- no es suficiente a los fines de lograr convicción para acreditar la comisión de un hecho tan grave”, expresó Resua al justificar el pedido de absolución de Panadero.

“Es muy difícil llevar adelante una defensa de un hecho que pasó hace 17 años. La declaración indagatoria que dio Panadero fue 13 años después, los recuerdos no son los mismos. Es muy difícil encontrar testigos y claramente amedrenta el derecho de defensa en el juicio”, concluyó el abogado defensor.

El caso
 
Panadero no formó parte del primer juicio que se realizó por este caso, en el que fueron condenados a prisión perpetua en septiembre de 2002 los policías Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini por los mismos delitos.

El imputado fue sobreseído antes de la elevación a juicio de la causa, pero tras 17 años será sometido -finalmente- al proceso oral y público a partir de una resolución de la Suprema Corte provincial, que dispuso que se revocara aquel sobreseimiento y el caso volviera a primera instancia.

Los tres policías que ya fueron condenados por este crimen gozan actualmente de salidas transitorias cada 15 días y el Tribunal de Casación bonaerense debe resolver aún un recurso presentado por la familia de la adolescente asesinada para que sea revocado este beneficio.

El crimen de Natalia Melmann sacudió a la sociedad de Miramar y tuvo un gran impacto a nivel nacional en el verano de 2001.

La chica, de 15 años, desapareció el 4 de febrero de ese año, y su cuerpo sin vida fue hallado cuatro días después en el vivero de esa ciudad balnearia.

Las pericias realizadas determinaron que Natalia había sido golpeada, violada y estrangulada con un cordón de una de sus zapatillas.

Además de los tres policías condenados en septiembre de 2002, por el crimen fue sentenciado a 19 años de prisión Gustavo Gallo” Fernández, quien fue imputado como partícipe necesario del delito de privación ilegal de la libertad agravada.

A esa condena se sumaron 6 años de una anterior, pero luego esa pena fue reducida a 10 años, por lo que Fernández es el único imputado que recuperó la libertad tras ser condenado por el crimen.
FLORES PARA NATALIA
El padre de la adolescente asesinada, Gustavo Melmann, repartió flores para recordar a su hija y pidió que "que los jueces escuchen la voz de Natalia, los alegatos y la prueba".
Los padres de Natalia Melmann, Laura y Gustavo, estuvieron en Tribunales en la jornada de alegatos en el juicio contra Ricardo Panadero, el expolicía que 17 años después es juzgado por el asesinato de su hija en Miramar en 2001.

El viernes amaneció frío, pero a pesar de las bajas temperaturas y de la helada muchas personas fueron a acompañar a Laura y Gustavo, sobre todo mujeres, que repudiaron el femicidio de la adolescente y exhibieron carteles con consignas de #NiUnaMenos.

Gustavo le repartió margaritas a cada una de las personas que estuvieron en Tribunales, así le dio una flor a cada mujer presente, como a la madre de Lucía Pérez, que también vive en carne propia lo que es haber perdido a una hija y esperar justicia.

“Las margaritas representan a Nati. Pusimos margaritas en el cementerio y surgió un brote espontáneo. Ojalá que la conciencia de la gente brote tan fácil como las margaritas”, expresó Margarita.

“Estamos tranquilo, hemos ofrecido toda la prueba. Los testigos que hemos traído han contetado todas las dudas”, expresó el padre de Natalia Melmann y agregó: “Panadero no presentó testigos, sólo su mujer, suegra y cuñado. Esperamos que los jueces escuchen los alegatos, que analicen la prueba”.

Sobre las mujeres que fueron a hasta Tribunales para acompañarlos, Gustavo Melmann expresó: “Doy gracias por el apoyo, han pasado 17 años y nos vienen acompañando, más en esta esta época que se plantea la caída del patriarcado, la igualdad entre el hombre y la mujer”.

Para el padre de la adolescente asesinada, el proceso “fue muy largo, muy espaciado”. “Pasaron 17 años. El 4 de febrero de 2001 estos hombres raptan a Natalia de la costa, la torturan, la violan múltiples veces, la queman con cigarrillos y la terminan ahorcando con el cordón de sus zapatillas porque eran sádicos, porque querían gozar con la muerte de una jovencita como lo han hecho”, relató.

“Femicidio, gatillo fácil, violencia institucional. A Natalia la pudieron raptar y hacer lo que hicieron porque eran policías”, expresó Gustavo Melmann y finalizó: “Espero que los jueces escuchen la voz de Natalia, los alegatos y la prueba”.
LA CAPITAL

No hay comentarios :