Murió el cuidador de un camping de Chapadmalal que había sido prendido fuego en un robo


Luis Quentas (60) falleció hoy luego de estar casi una semana internado en terapia intensiva del Hospital Interzonal. La policía busca a Federico Massan, imputado ahora por homicidio.

Luis Quentas (60), el cuidador de un camping de Chapadmalal que había sido rociado con nafta y prendido fuego durante un asalto, falleció este lunes luego de estar casi una semana internado en terapia intensiva del Hospital Interzonal.

Tras el fallecimiento de Quentas, el fiscal Leandro Arévalo recaratuló la causa como “homicidio“, mientras continúa la búsqueda de Federico Massan, el joven de 26 años con antecedentes penales que la propia víctima nombró como el autor del ataque mientras era trasladada al Hospital Interzonal por la policía.
 Federico Massan, el prófugo.
Massan es intensamente buscado desde hace 6 días, tanto en Mar del Plata, como en Chapadmalal y Necochea. Para dar con el sospechoso, la Justicia autorizó la difusión de su fotografía. Cualquier información al respecto podrá ser aportada al Sistema de Emergencias 911, a D.D.I. al 223 494 9848 o a Comisaría 8va al 223 464 3850.
El lunes 26 de marzo por la mañana el cuidador del “Camping de los Evangelistas”, Luis Quentas (60) se hallaba en las instalaciones ubicadas dentro del predio de calle 1 y Avenida F de Estación Chapadmalal cuando fue sorprendido por Massan. Quentas conocía al joven de 26 años por ser parte de la misma comunidad evangelista que intentó contenerlo ante su pasado conflictivo y reñido con la ley. Pero nada convenció a Massan, quien golpeó y ató a Quentas a la cama. Luego se apoderó de una computadora portátil y preparó la motocicleta de la víctima para escapar.

Acaso por saber que sería reconocido por Quentas más tarde o más temprano, Massan tomó un bidón con nafta y lo roció. Entonces lo prendió fuego.

Algunos vecinos al ver el humo saliendo del camping llamaron a la policía y minutos más tarde un móvil del Comando acudió al lugar, cuyo personal descubrió que no era solo un incendio. Quentas estaba dentro de la casa con gravísimas quemaduras.

De inmediato se realizó una tarea coordinada para trasladar a la víctima hasta el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) y en el trayecto alcanzó a decir a los policías quién había sido el autor de semejante hecho.

Quentas permaneció en el HIGA en estado grave, entubado y con respiración mecánica asistida producto de las quemaduras sufridas en más del 50 por ciento de su cuerpo durante una semana, hasta que finalmente este lunes falleció.
LA CAPITAL

No hay comentarios :