11 negocios fueron asaltados en la ciudad por una banda


Dos asaltantes de comercios de la ciudad fueron identificados y ahora son buscados por la Justicia y la policía. Los otros dos miembros de la banda -por ahora desconocidos- también están prófugos.

Una banda de ladrones perpetró al menos 11 asaltos a mano armada contra pequeños comercios de la ciudad y los investigadores identificaron a dos de sus cuatro miembros aunque no lograron detenerlos.

La pesquisa de la DDI local y de la flamante fiscalía temática a cargo de Fernando Berlingeri permitió descubrir el modo en el que actuaba el grupo de delincuentes, que en todos los casos empleaba armas de fuego y no tardaba más de 1 minutos en cometer sus robos.

Los dos hombres que fueron identificados gracias a las cámaras de seguridad y por la utilización de un automóvil que pudo ser secuestrado resultaron ser Carlos Germán “Mono” González Bruno (32) y Roberto Carlos Vergara (37).

Los hechos sucedieron entre el 15 de marzo y el 10 de abril último, lapso en el que fueron asaltados comercios de distintos rubros y sectores de Mar del Plata. La creación de la fiscalía temática de robos a mano armada a negocios permitió entrecruzar datos de forma inmediata, situación que con el sistema anterior de competencias (intervenía cada fiscalía de turno) no sucedía. Así pudieron establecerse que coincidían descripciones, un vehículo Fiat Uno y la modalidad.

Fue el robo a una ferretería en Arturo Alio al 600 el que dio inicio a la investigación. El 15 de marzo a las 11 de la mañana dos delincuentes armados entraron al comercio y, tras amenazar con un arma a los empleados, sustrajeron 10 mil pesos de la recaudación y un teléfono celular.

Una cámara de seguridad registró el robo y otra la huida, por lo que en la fiscalía pudieron relacionar el hecho con un vehículo Fiat Uno Way color blanco. Solo se pudo ver que el número central de los tres dígitos de la patente era un “4”.

Pero lo más importante fue que un agente penitenciario al ver las imágenes identificó a Vergara como uno de los autores. Luego al cotejarse con fotos de prontuarios, la fiscalía confirmó la identidad de uno de los delincuentes.
Horas más tarde hubo otro hecho de características similares y una cámara volvió a captar al mismo vehículo, esta vez con el agregado de la letra “N” como inicial del dominio.

Algunos días después, mientras los hechos se sucedían, personal del Comando de Patrullas interceptó un automóvil Fiat Uno blanco con tres ocupantes. La interceptación fue solo por un control vehícular y al no hallarse ningún impedimento legal en los tres hombres se los dejó seguir circulando.

Lo que no sabían los policías es que estaban en presencia de tres de los integrantes de una banda de ladrones. La patente de ese auto era “NME 844” pero no hubo ninguna comunicación con el fiscal Berlingeri porque aún no se buscaba ese auto.

Sin embargo, a partir de aquellos datos anteriores y parciales de la patente, la fiscalía buscó vehículos registrados y confirmaron que la propietaria era una mujer domiciliada en una vivienda que estaba a nombre de un persona con antecedentes. Sin tener la certeza de que se tratara de ese auto el usado por los ladrones, lo supusieron.

Un informe de Fiat Argentina dio que solo tres vehículos en Mar del Plata, de ese modelo y color, tenían patentes con una letra N y un número 4 en el medio. Al ubicarlos, dos de ellos no tenían la rotura en una puerta que mostraba las imágenes de las cámaras en el auto de los ladrones. De esa manera, no quedaban más dudas que el restante era el involucrado en los robos.

Entonces con el dato del automóvil “NME 844” se pudo saber que una persona relacionada directamente a su dueña era el “Mono” González, un individuo con antecedentes y que era amigo de Vergara.

Lo más singular de la investigación es que cuando se tomó conocimiento de aquella interceptación vehicular del automóvil Fiat se revisó quiénes eran los ocupantes y los datos decían que uno de ellos era el “Mono” González. Incluso había aportado una dirección en Valencia al 5300, que coincidía con la que el Registro del Automotor poseía del titular del vehículo.

Los cabos se ataron de inmediato y en las últimas horas la Justicia ordenó allanar ese domicilio y otro de San Lorenzo al 6900 perteneciente a Vergara. Ninguno de los dos hombres fueron localizados pero se secuestró el automóvil y prendas de vestir, calzados y gorras que coincidirían con las utilizadas en los asaltos.

Las cámaras de seguridad de otros negocios, como un polirrubro de Las Heras y Gascón, muestra a un ladrón que no es ni Vergara ni González. Sucede lo mismo en otros robos, por lo que los investigadores creen que son al menos cuatro los miembros de la banda que ahora son buscados, dos de ellos con la identidad conocida y otros dos aún no.
LA CAPITAL

No hay comentarios :