Estuvo dos días desaparecido: lo habían matado y tapado con basura


Un joven de 24 años fue asesinado de al menos un disparo y su cuerpo abandonado en un sector de quintas en el barrio Parque Palermo y los investigadores sospechan de un amigo con el cual tenía un proyecto de cultivo de marihuana.

“Me dijeron que mi pareja fue asesinada”, dijo la mujer en la comisaría cuarta el jueves a la tarde, en el mismo escritorio donde poco antes había denunciado la desaparición del hombre. La policía tomó el dato con pinzas pero se puso a trabajar en la búsqueda de Cristian Zubillaga (24) con otra mirada: vivo o probablemente muerto.

Un día después, en un descampado cercano al límite con Batán, el cadáver fue descubierto debajo de un montículo de basura y envuelto en nailon transparente. Zubillaga presentaba al menos un tiro producto de una posible discusión con otro joven con el que mantenía un emprendimiento de cultivo de plantas de cannabis sativa o marihuana.

Aunque aún el principal sospechoso no está imputado y ni tiene, por supuesto, orden de detención los investigadores tratan de localizarlo.

De acuerdo a la información a la que tuvo acceso LA CAPITAL, la historia comenzó a conocerse en la mañana del jueves cuando una mujer se presentó en la comisaría cuarta para denunciar que Zubillaga, su pareja, había desaparecido misteriosamente desde el martes. Entregó una fotografía, los datos principales y algo fundamental: se había ido a bordo de su automóvil Peugeot 206.

La policía tomó nota y desplegó el protocolo para iniciar la búsqueda de personas con paradero desconocido. Las actuaciones fueron comunicadas al fiscal Fernando Castro y apenas estaban empezando a darse directivas a distintas dependencias surgió una novedad. La mujer regresó a la comisaría cuarta y comentó, sin dar demasiados detalles, que una persona había llegado a su casa y le había dicho que “Cristian había sido asesinado”. Además aportó datos sobre la zona en la que podía haber sucedido esto, una quinta del barrio Parque Palermo hacia el lado de Batán, donde Zubillaga y otro hombre tenían un emprendimiento de cultivo de marihuana.

Desde la fiscalía y la comisaría cuarta se dirigieron a ese sector del partido para efectuar un rastrillaje. Lo primero que hallaron fue el automóvil en Genova y Alfredo Lepera, cercano a la altura de la ruta 88 kilómetro 4,5. El vehículo estaba totalmente incendiado y esa circunstancia aumentó mucho más la posibilidad de que aquel rumor que le había llegado a la mujer fuera cierto.

De allí los investigadores continuaron hacia la quinta de Baigorrita al 10300. Antes de llegar un hombre paró a la policía y preguntó si estaban allí por lo del “que mató al pibe”, con lo cual la certeza estaba próxima a materializarse. En la quinta secuestraron algunas plantas de marihuana pero no hallaron a ninguna persona y al caer la noche suspendieron hasta la mañana de este viernes el rastrillaje en busca del cuerpo.

Ayer viernes pasado el mediodía una comisión policial que trabajó en “espiral” desde la quinta de la calle Baigorrita descubrió un montículo de basura y debajo estaba el cuerpo, en avanzada descomposición.


El cadáver se hallaba a aproximadamente 200 metros del ingreso a la quinta, indicaron las fuentes.

Personal de Policía Científica levantaron el cuerpo y lo trasladaron a la morgue para someterlo a un proceso de frío y postergar por unos días la operación de autopsia. No obstante pudo apreciarse al menos una herida de arma de fuego.

La hipótesis principal que manejan los investigadores es que Zubillaga habría mantenido una discusión con su socio y amigo y en su transcurso recibió el disparo que acabó con su vida. Esta presunción se incrementó desde el momento en que el cuerpo apareció a solo 200 metros de la quinta donde plantaban marihuana y que el amigo se ausentó.

Por estas horas la fiscalía y el personal policial interviniente -con apoyo de la DDI local- trabajan para avanzar en la hipótesis central y en la localización del joven amigo de Zubillaga.


LA CAPITAL

No hay comentarios :