Piden 50 años de prisión para el violador céntrico Claudio Valente

El fiscal y las querellas pidieron que además el hombre sea considerado reincidente. Está acusado de seis abusos sexuales, robos calificados y privación ilegítima de la libertad. El hombre ya contaba con antecedentes por agresiones sexuales.

El fiscal Oscar Deniro, acompañado por la querella, pidió 50 años de condena para Claudio Valente (45), el depravado sexual que violó a varias mujeres entre marzo y abril de 2014 en la zona céntrica de la ciudad.

En su alegato frente a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°1, Deniro consideró que durante el debate quedó probado que Valente secuestró a cinco mujeres para luego violarlas, robarles y finalmente liberarlas. Además, el fiscal pidió que el imputado sea considerado reincidente en delitos de índole sexual.

El planteo de la pena y las calificaciones para los delitos argumentadas por Deniro fueron acompañadas por los abogados de las mujeres, quienes respaldaron al fiscal para que los jueces condenen a Valente a 50 años de prisión.

Por su parte, la defensa en su alegato no cuestionó la materialidad del hecho ni la autoría y se limitó a intentar explicar la personalidad de Valente y respaldarse en las pericias psicológicas y psiquiátricas para que los jueces no le otorguen una pena tan alta.

Durante el juicio, tanto el fiscal, como los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Juan Galarreta escucharon los desgarradores testimonios de las víctimas, quienes a pesar del dolor de contar sus terribles experiencias, decidieron presentarse en Tribunales para contar sus verdades y llegar así a una condena para el violador serial céntrico.

Los hechos

El caso del violador céntrico estremeció a la ciudad entre fines de marzo y fines de abril del año 2014 y su gran impacto obedeció no solo a la naturaleza aberrante de los hechos sino a que se desplegó una cacería para hallarlo.

El primero de los hechos denunciados ocurrió 1.20 del 24 de marzo de 2014, en la vereda de la calle 20 de Septiembre al 2600 donde una joven que descendía de su auto Chevrolet Celta fue interceptada por Valente. Mediante amenazas el violador la obligó a ingresar nuevamente al rodado y la condujo a la zona de Malvinas y 25 de mayo, donde abusó sexualmente de la mujer tras suministrarle una pastilla de color blanca.

El siguiente episodio se produjo el jueves 17 de abril del año 2014 y en esa ocasión Valente interceptó a dos jóvenes de 22 y 24 años en Gascón entre Santa Fe y Santiago del Estero. Las dos mujeres iban a subir a su automóvil también marca Chevrolet las llevó hasta la zona del Alfar.

Ya en las playas públicas del sur hizo caminar a ambas jóvenes y, al igual que en caso anterior, las amenazó con una navaja y con un supuesto gas pimienta. También las obligó a tomar una pastilla de tranquilizantes, aunque una de las mujeres pudo escupirla.

Valente penetró en dos ocasiones a una de ellas y manoseó a la otra para excitarse. Antes de irse les robó el automóvil que luego abandonó en la zona céntrica.

El lunes 22 de abril de 2014 abordó a otras dos jóvenes estudiantes de la Universidad Fasta en Avellaneda y Jujuy. Repitiendo la mecánica de los hechos anteriores las amenazó con un cuchillo y tomó el volante del automóvil al que las mujeres estaban a punto de ingresar cuando las había interceptado.

Bajo amenazas las llevó hasta la zona costera cercana a la entrada del Barrio San Patricio donde les robó las pertenencias y las obligó a subir nuevamente al automóvil. Luego ultrajó a ambas mientras alternaba las amenazaba de muerte.

Valente utilizó el automóvil Volkswagen Gol para darse a la fuga.

La captura

El 5 de febrero de 2014 Valente había dejado la cárcel con el beneficio de la libertad asistida otorgada por el Juzgado Nacional de Ejecución Penal 1, por hallarse en el tramo final de una pena de 11 años y 8 meses de prisión que un tribunal porteño le había impuesto por los delitos de “privación ilegal de la libertad y robo”.
Cumplía esa condena en un instituto correccional de La Pampa y tras fijar domicilio en Lanús, donde vivía su padre, recibió la orden para volver a la calle. En febrero Valente violó a una joven en Buenos Aires y luego llegó a Mar del Plata donde permaneció dos meses. Fue detenido el mismo 22 de abril por la noche, cuando perpetró su último y aberrante hecho. En la zona de Corrientes y Brown policías de civil lo atraparon cuando intentó escapar tras ser identificado como el presunto autor cuya fisonomía ya circulaba entre las fuerzas de seguridad y las redes sociales.
Al ser detenido se le encontraron a Valente pastillas de clonazepam y las llaves del Volkswagen Gol.
En un primer momento dijo llamarse Claudio Alberto Gómez e incluso firmó con esa identidad las distintas actas. Pero los fiscales Fernando Berlingeri y Mariano Moyano, que habían unificado sus causas, lograron desenmascararlo.
Las pruebas incriminatorias fueron decisivas, tanto las que se hallaron en el hostel en el que se alojaba -perfumes, bijouterie y otros objetos de las víctima- como las que quedaron impreganadas en el cuerpo del delito: los ADN fueron todos positivos.
Por si fuera poco ello, Valente también fue reconocido en rueda de presos por algunas de la víctimas que soportaron esa traumática diligencia.

LA CAPITAL

No hay comentarios :