Dan recompensa por el cadáver robado en Otamendi

Los investigadores hallaron una bolsa "sospechosa" en el basural. Además, intensificaron los rastrillajes y ofrecieron una recompensa por información que ayude a la causa.

Intensos rastrillajes, una bolsa sospechosa descargada en el basural y la recompensa por 50 mil pesos para quien tenga información relacionada son las novedades que arrojó la jornada de ayer en el caso del cadáver de un niño robado el pasado 24 de diciembre del cementerio de Comandante Nicanor Otamendi.

La fiscal Ana Caro se mostró cautelosa para brindar información, tal como sucediera en el episodio similar del mes de marzo pasado, pero LA CAPITAL pudo averiguar que la investigación sumó el elemento de la sospecha sobre un bulto encontrado por un empleado de limpieza municipal, dentro de un envoltorio de polietileno el cual estaba sobre un cesto de basura situado en inmediaciones de las avenidas 26 y 23, cerca de la plaza céntrica de Miramar.

Al parecer, antes de ser informado a la policía por el agente comunal, el camión recolector de residuos retiró el envoltorio que minutos después fue depositado en el predio de disposición final situado en el barrio Santa Irene. Allí se lo buscó pero no hubo novedades confirmadas.

Paralelamente, se realizó un relevamiento en los comercios aledaños, sumando declaraciones de empleados y propietarios para saber si alguien dispuso la bolsa en ese lugar. También se pidieron imágenes de las cámaras de seguridad para tener datos más certeros del accionar.

Desde el domingo comenzó un extenso proceso investigativo que no sólo incluyó un rastrillaje por toda la zona urbana y rural de la vecina localidad con aporte de un drone y buzos de bomberos para inspeccionar arroyos y lagunas. Eso se extendió hasta la zona de la ruta 11 entre Miramar y Mar del Sud, con más personal policial aunque hasta el momento en esos lugares no se divisaron rastros del cuerpo de Ciro quien falleció el 10 de diciembre a causa de una neumonía severa.

Al día siguiente la familia dejó el féretro con el cadáver del niño en el Depósito del cementerio de Otamendi a la espera de la liberación de un nicho. El 24 los padres fueron a llevar flores y descubrieron que faltaba el cuerpo.

El proceso pericial con relevamiento de rastros, documentación fotográfica e imágenes de las cámaras municipales ubicadas en inmediaciones del cementerio otamendino es parte de la pesquisa. Los investigadores no descartan que la profanación esté ligada a algún ritual o accionar de secta religiosa. En marzo, previo a Semana Santa ocurrió en ese mismo lugar el robo del cadáver del niño fallecido por atragantarse con una bombucha.

Ayer el Municipio de General Alvarado ordenó el pago de una recompensa de 50 mil pesos para aquellas personas que puedan aportar datos para localizar el cuerpo. Quienes posean alguna información contarán con el resguardo de identidad correspondiente y pueden dirigirse a cualquier dependencia policial de la zona.
La Capital

No hay comentarios :