Filmaba sus sesiones sexuales con una cámara espía

Utilizaba una lapicera con micro-cámara que fue analizada ya por los peritos de la investigación. Son 21 videos y en algunos de ellos habría menores de edad

El ex profesor y constructor de viviendas de la localidad de Balcarce que está detenido desde hace casi un mes por presuntos abusos sexuales contra menores de edad captaba los encuentros íntimos con una cámara oculta.

El análisis de ese dispositivo, que simulaba ser una lapicera y se colocaba de manera disimulada para que las víctimas no lo supieran, arrojó que allí se almacenaban 21 videos.

“Estamos tratando de determinar la identidad de algunas de las personas que mantienen sexo en los videos y por apariencia de la impresión que hay varios menores de edad”, indicó a LA CAPITAL una fuente cercana a la investigación.

Carlos Barboni (72) permanece detenido desde el 27 de octubre cuando la policía allanó su domicilio y secuestró una cantidad importante de información. El ex profesor de educación técnica se fugó para suicidarse en su automóvil, según reveló su mujer, aunque fue encontrado en un camino vecinal solo con signos de intoxicación por ingesta de medicmentos.

Días antes el fiscal Rodolfo Moure había iniciado una investigación por la denuncia de la madre de un menor. Este adolescente había mantenido un diálogo por Facebook con una persona mayor que lo citaba a un encuentro en un lugar de Balcarce.

Cuando la policía pudo identificar a la persona que controlaba ese perfil dispuso un seguimiento y finalmente montó un operativo para interceptarlo. Fue entonces que Barboni resultó sorprendido dentro de su automóvil marca Toyota mientras tenía algún tipo de actividad sexual con dos jóvenes. La policía allanó su casa y secuestró una computadora, fotografías, unidad de almacenamiento, entre otras cosas.

Al tanto ya de la investigación que lo tenía como objetivo, Barboni pidió una eximición de prisión por lo que se mantuvo en libertad. Sin embargo con el correr de los días se sumó una nueva denuncia, esta vez de un joven que dio más precisiones y mencionó un escondite secreto donde se Barboni ocultaba material fílmico de los abusos. Moure consiguió la orden para detenerlo y allanar nuevamente el domicilio. Fue cuando Barboni le indicó a su mujer que se suicidaría. Entonces desapareció.

Al mismo tiempo que los investigadores analizaban todo el material secuestrado en la casa, personal de la Patrulla Rural localizaba a Barboni en camino de las afueras de Balcarce.

Tras pasar algunas horas en el hospital, Barboni se recuperó y fue detenido.

Las denuncias

A raíz de su condición de persona conocida en Balcarce, algunos hombres se animaron a prestar declaración y admitir que habían sido víctimas del ex profesor. Moure pudo armar el caso contra Barboni por los delitos de grooming, corrupción de menores, abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual en grado de tentativa y una figura inédita en el Departamento Judicial Mar del Plata como es la promoción de la prostitución de un menor de edad. Esta concurrencia de delitos puede sumar una pena de hasta 50 años de prisión.

Entre los objetos secuestrados durante los allanamientos había una lapicera, que en verdad tenía por función principal ser una cámara espía. Ese dispositivo, que se consigue con facilidad por internet, era usado por Barboni para captar en video las sesiones sexuales mantenidas tanto en su casa como en su automóvil.

“Son de los años 2012 y 2013, y creemos que la finalidad era filmar los encuentros sexuales para cubrirse de una eventual extorsión de parte de algunas de las víctimas”, dijo la misma fuente investigativa.

Se trata de 21 videos diferentes, todos con hombres, y algunos podrían ser menores de edad. Vale recordar que según la investigación del fiscal Moure, las acciones de Baroni fueron desarrolladas en un lapso que podría abarcar hasta 30 años a la fecha. Incluso hay un testimonio de un hombre de 45 que fue agregado a la causa en el que asegura haber sido víctima de abuso cuando tenía 15 años. Es relato no tiene consecuencias penales por haber prescripto el presunto delito.

También un ex alumno narró al fiscal Moure que durante una comida con otros compañeros, Barboni proyectó películas pornográficos pese a que algunos era menores de edad.

Barboni empleaba en los canales de chat seudónimos como “Juan Salvador Gaviota” o “Joaquín Barbarrosa”, nombres literarios de los que hacía alarde.

LA CAPITAL

No hay comentarios :