¿Cómo supieron quién era el hombre descuartizado?

 La base de datos AFIS permitió dar con la identidad del hombre descuartizado. También la verificación llegó por la comparativa de tatuajes registrados.
Las distintas partes de Luciano  Provenzano (34) estaban en tres bolsas negras y en la mesa de la morgue, al ser colocadas una por una, no   terminaron por reconstruir el cuerpo.


Las dos pantorrillas, en una de las cuales se veía un tatuaje tribal, los brazos, las manos, vísceras y parte del tronco fueron acomodados como un rompecabezas inconcluso por los forenses.

La identificación no resultó difícil: se tomaron muestras de las huellas dactilares de los nueve dedos –a una mano le faltaba uno- y se las ingresó en el sistema AFIS, una base de datos en la que se ordenan las personas con antecedentes penales. La coincidencia tardó en aparecer unos pocos segundos  con los datos de Luciano Manuel Provenzano, un hombre de 34 años que tenía una condena a 3 años de prisión por robo agravado en poblado y en banda, y otro antecedentes por robo agravado por  uso de armas.

También  la identidad se corroboró por los tatuajes, los cuales son incorporados como señas particulares y que correspondían a los que figuraban en los registros.

Entre la noche de ayer y las primeras horas de hoy el fiscal Alejandro Pellegrinelli y el personal de la comisaría segunda, junto con la DDI, efectuaron diversas averiguaciones para conseguir vínculos de Provenzano. Se supo que era una persona adicta a los estupefacientes –en uno de los brazos se notaban pinchazos-  y también que consumía alcohol a diario. Estos datos aparecieron luego de que se pudieron ubicar a algunos familiares por la zona del barrio Belgrano, parientes con los que Provenzano no tenía demasiada relación a causa de su problemática vida.

El entorno que habitaba Provenzano era de personas de malvivir de acuerdo a las mismas investigaciones y eso torna aún más misterioso el descuartizamiento. No hay mafia ni grandes intereses como para hacer eso en forma de mensaje. Da la impresión que el o los homicidas se encontraron en la necesidad de trozar el cuerpo. Acaso por ser esa la única forma de sacarlo a la calle. Esto pone en escena a algún departamento de la zona tal vez como lugar del crimen.

Si bien resta realizarse la operación de autopsia en la que se intentará encontrar algún indicio que permita descubrir la forma en la que Provenzano murió, existe certeza de que el descuartizamiento no se produjo dentro de la obra en construcción en cuya vereda aparecieron los restos.

Por otro lado se sospecha, porque aún no existe confirmación, que la víctima de este brutal desenlace vivía en las inmediaciones de donde se produjo el hallazgo, en Brown al 1700 de esta ciudad.
LA CAPITAL

No hay comentarios :