Amenazas de bomba: un detenido por llamar al Paseo Aldrey y al Casino

El Casino tuvo que ser evacuado por una amenaza de bomba.Autoridades judiciales y policiales detuvieron esta mañana a un joven de 22 años. Desde su teléfono celular se hicieron las llamadas de amenazas de bomba al Casino Central y al Paseo Aldrey.

Un joven de 22 años fue detenido esta mañana en un domicilio del macro centro de la ciudad acusado de realizar llamadas telefónicas en las que aseguraba haber colocado artefactos explosivos en el Paseo Aldrey y en el Casino Central.

Una pesquisa de una semana basada en tecnología de última generación para rastrear el usuario del teléfono empleado para la amenaza posibilitó a la DDI local y al CATI (Cuerpo de Ayuda Técnica a la Instrucción) dar con el ahora imputado del delito de “intimidación pública”.

La detención se produjo esta mañana en un departamento de Gascón al 1900, donde fue aprehendido un joven cuya identidad fue mantenida en reserva por las autoridades intervinientes.

Según trascendió, los actos intimidatorios se efectuaron los días 2 y 3 de noviembre desde un teléfono celular a la central operadora del 911. “Hola qué tal… Quiero avisar que hay una bomba en el paseo Aldrey”, dijo el por entonces llamante anónimo. Minutos más tarde insistió en la llamada y reprochó que no hayan buscado bien en los conductos de aire.

También usó como blanco de sus falsas amenazas al Casino Central, aunque en ese caso solo hizo una llamada simple: “Hay una bomba en el Casino Central de Mar del Plata”.

A raíz de las amenazas diferentes reparticiones vinculadas con la seguridad pública entraron en alerta y dispusieron sus protocolos consistentes en ordenar evacuaciones, movilizar personal y emplear recursos de especialistas en explosivos. Esto acarrea un alto costo, sin considerar los inconvenientes a las personas, una situación similar a lo que sucede cuando las llamadas se dirigen a centros educativos.

La Fiscalía General instruyó al CATI para que investigara y que se apoyara en la experiencia y herramientas de la DDI. Tal como en los casos de las escuelas se pudo llegar al autor de las amenazas gracias al entrecruzamiento de información obtenida por medios tecnológicos.

Así fue como en estos dos hechos se estableció que para las comunicaciones amenazantes se había utilizado la misma línea telefónica y que tenía vinculación con un perfil de Facebook de un hombre joven. Esa característica coincidía con el tipo de voz del autor de la llamada.

Otras tareas identificaron al tenedor del teléfono –no era el titular sino que le pertenecía a su suegro- como un joven de 22 años, casado, nacido en la provincia de Corrientes pero radicado en Mar del Plata y socialmente activo, incluso con participación importante en una iglesia evangelista de esta ciudad.

Finalmente con las distintas órdenes de detención y allanamiento el personal de la DDI irrumpió en un edificio de Gascón al 1900 y se dirigió hasta el departamento “A” del sexto piso, donde detuvo al joven investigado. También secuestró dos teléfonos celulares y otras pertenencias de importancia para la causa.

El artículo 211 del Código Penal prevé una pena de 2 a 6 años de prisión para el delito de intimidación pública, cargo que deberá afrontar ahora el detenido, quien tras los distintos trámites será trasladado a la Cárcel de Batán.

Por el momento no prestó declaración ante la fiscalía interviniente ni tampoco dijo, al ser detenido, si lo había hecho como una travesura o con alguna otra intención.

LA CAPITAL

No hay comentarios :