El padre de la diseñadora muerta por sobredosis sospecha que a su hija le colocaron “la droga de la violación” en su bebida

La persona que ingiere el GHB queda en aparente estado de lucidez pero sin voluntad, y si sobrevive, cuando se le va el efecto, no recuerda nada de lo que le pasó.

El padre de Aldana Salama, la diseñadora que en 2009 murió de sobredosis de cocaína en el partido bonaerense de Vicente López, y por cuyo caso tres DJ’S serán juzgados desde este miércoles, sospecha que a su hija le colocaron en una bebida GHB, la llamada “droga de la violación” que es incolora, inolora y difícil de percibir y que el fin de semana pasado fue secuestrada en un procedimiento realizado en la Costanera Norte porteña.

El GHB (ácido gammahidrobutirato), también mal llamada en Latinoamérica “éxtasis líquido“, es una droga líquida que se vende en pequeños frascos de vidrio con una dosis estándar de 40 mililitros y suele suministrarse mezclada con bebidas alcohólicas y que está asociada, al igual que el éxtasis y la ketamina, al ámbito de las fiestas electrónicas.

“He viajado a Estados Unidos a estudiar a fondo este tema y tengo la sospecha de que a mi hija pudieron haberla drogado con esta sustancia aunque va a ser imposible poder probarlo en el juicio”, dijo a Télam Andrés Salama, padre de la víctima.

El hombre reveló que en el caso de su hija tiene “la sospecha” de que quienes la acompañaban esa noche “le pudieron haber colocado sin que ella se diera cuenta cocaína y GHB en la botella de Gatorade que Aldana se había comprado en una estación de servicio”.

Salama padre explicó que el GHB “es la droga de la muerte pero la denominan la ‘droga de la violación’ porque la persona queda en aparente estado de lucidez pero sin voluntad, y si sobrevive, cuando se le va el efecto, no recuerda nada de lo que le pasó”.

También contó que “la venden en un frasquito, no tiene color, ni olor y es insípida, y puesta en una bebida alcohólica esta droga se potencia mucho”, aunque aclaró que el efecto que causa en el organismo va a estar relacionado al volumen y la masa corporal de cada persona.

“No es lo mismo una dosis de GHB en un joven de 1,80 metros y 80 kilos que en otro de 1,60 con 60 kilos o de una mujer, para quien la dosis puede ser mortal”, comentó Salama padre, quien en el juicio va a estar representado por los abogados Edgardo Turale y Horacio Romero Villanueva.

“Recién ahora, a ocho años de la muerte de mi hija, se empezó a hablar de GHB, aunque hay muy pocos que conocen del tema. Para mí fue una lucha y me tomaban por loco”, agregó el padre de la víctima, que armó dos fundaciones en los Estados Unidos dedicadas a la temática y está trabajando en los reactivos para detectar esta sustancia “para poder salvar vidas”.

En tanto, el domingo pasado, efectivos de la División Narcocriminalidad de la Policía de la Ciudad detuvieron a siete personas en las inmediaciones del boliche “Mandarine Park” de la Costanera Norte porteña, por posesión y comercialización de pastillas de éxtasis, marihuana, LSD y cristales, pero a uno de los imputados también le incautaron un gotero con GHB.

LA CAPITAL

No hay comentarios :