Buscan sede para la Policía Local porque se frustró la compra del actual edificio

En 2016 Arroyo había ordenado adquirir el inmueble que actualmente ocupa la fuerza frente al barrio Centenario. Pero la operación fracasó. Por eso este domingo mencionó su traslado al barrio Libertad.

El intendente Carlos Arroyo decidió dar a conocer la intención de su gobierno de establecer la base de la Policía Local en el predio que la comuna posee en Libertad y Tandil luego de que fracasara la operación de compraventa del inmueble que esa fuerza actualmente ocupa en la esquina de Alvarado y Marconi, frente al barrio Centenario.

Así se lo confirmaron a LA CAPITAL fuentes del Ejecutivo, que precisaron que el municipio no logró que el Juzgado en lo Civil y Comercial Nº 13, que interviene en la quiebra del frigorífico que funcionaba en ese lugar, avalara la operación.

Arroyo decidió anunciar que la Policía Local tendrá una nueva sede durante el acto de conmemoración de la creación de esa fuerza realizado este domingo.

Si bien no dio precisiones sobre cuál sería la localización, LA CAPITAL anticipó que el plan consiste en utilizar el predio del barrio Libertad en el cual la gestión del ex intendente Gustavo Pulti había iniciado la construcción del Centro Cívico del Oeste.

La noticia, corroborada ayer por el jefe de la fuerza, Marcelo Lencina, supondrá un drástico cambio en los planes ya existentes.

La Policía Local ocupa desde hace casi dos años el ex frigorífico Rico, ubicado en Alvarado y Marconi, y todo apuntaba a que tras haberse instalado allí a través de un contrato de alquiler, la Municipalidad terminaría adquiriendo el edificio.

Sin embargo el proyecto parece no haber prosperado.

En diciembre del año pasado el intendente Carlos Arroyo había firmado el decreto 2483, mediante el cual finalmente había resuelto darle continuidad al programa ideado por la anterior gestión, durante la cual el actual secretario de Seguridad, Fernando Telpuk, actuaba como jefe de la Policía.

“Ejércese la opción de compra sobre el inmueble sito en calle Alvarado Nº 5326, de la ciudad de Mar del Plata”, se indicaba en la norma que llevaba la firma del intendente Carlos Arroyo, del secretario de Gobierno, Alejandro Vicente y del ahora ex secretario de Economía, Gustavo Schroeder.

Aquella decisión fue adoptada en momentos en los que reinaba la incertidumbre, ya que pese a haber recibido fondos de la Provincia para dedicarlos a inversiones en seguridad, el gobierno local aún no había resuelto si adquiriría o no el edificio.

La Policía Local venía ocupando el lugar mediante un contrato de alquiler que contemplaba una opción de compra, la cual debía ser ejercida en diciembre de 2015.

Pero al dar comienzo con su gestión, el gobierno de Arroyo no expresó el interés de la comuna por asumir la propiedad del lugar.

Sin embargo, transcurridos varios meses, el contrato fue renovado hasta que finalmente el Ejecutivo aceptó continuar en ese edificio, para lo cual anunció que lo compraría.

En el decreto se estableció que “el valor del inmueble, por todo concepto” tendría un monto de 5 millones de pesos.

Además en la norma quedó aclarado que la operación se realizaría una vez obtenida “la autorización del Juez en lo Civil y Comercial Nº 13, Secretaría Unica, del Departamento Judicial Mar del Plata” quien tiene intervención en el trámite de quiebra de la firma “Cohn Hermanos S.A”, dueña de la marca Rico.

Si bien no brindaron precisiones sobre la naturaleza del inconveniente, fuentes del Ejecutivo aseguraron que la comuna no logró el aval de la Justicia y que esa fue la razón por lo que finalmente se decidió que la Policía Local no siga funcionando en Alvarado y Marconi.

Cuando años atrás la gestión del ex intendente Gustavo Pulti había planteado utilizar ese lugar, el ahora secretario de Seguridad, Fernando Telpuk, había elogiado sus cualidades, fundamentalmente, por su ubicación.

Por eso se había ideado un plan para refuncionalizar el edificio y un proyecto que contemplaba la instalación de diferentes dependencias municipales junto a algunas intervenciones destinadas a mejorar el barrio Centenario.

Pero, tal como lo anticipó Arroyo esta semana, la iniciativa será dejada de lado.

A partir de ahora su gobierno dedicará su atención a sacarle provecho a la estructura existente en el barrio Libertad.

Para ello, si bien ya cuenta con algunos recursos que fueron girados por la Provincia, el Ejecutivo deberá elaborar un nuevo proyecto de obra ya que de momento “no hay nada concreto”.

De hecho ni bien se hizo cargo del Ejecutivo, Arroyo resolvió cancelar el proyecto del Centro Cívico del Oeste y acusar a la gestión de Pulti de haber dejado pendiente el pago de una significativa deuda con la empresa que tenía a su cargo los trabajos.

Ahora, para darle a ese lugar algún uso, la comuna deberá elaborar un nuevo proyecto de obra ya que el traslado de la Policía Local supondrá un cambio en el diseño previsto para el edificio y reanudar una construcción que se encuentra paralizada desde hace casi dos años.

LA CAPITAL

No hay comentarios :