Lo detienen y acusan de violar a una niña durante 6 años

El caso se conoció hoy, horas después de que el fiscal Arévalo y el juez Juan Tapia, ordenaran detener a un hombre de 29 años. Se le imputa haber violado a la hija de su pareja cuando la pequeña tenía solo 6 años. Los abusos continuaron hasta que la menor cumplió 12.

Un hombre fue detenido en las últimas horas en el barrio Juramento de esta ciudad y acusado de haber violado durante 6 años, entre 2008 y 2014, a la pequeña hija de quien entonces era su pareja.

La niña, que hoy cuenta con 16 años, recién pudo contar el secreto que la atormentaba hace algunos meses y el fiscal Leandro Arévalo, luego de una investigación iniciada por la denuncia de la madre, pudo corroborar los estremecedores sufrimientos infligidos por el hombre de 29 años.

Luego de estudios médicos que confirmaron lesiones compatibles con abuso sexual de larga data, el testimonio indirecto de la víctima y otras medidas de prueba, Arévalo ordenó la detención del imputado. Ayer personal de la DDI local, a cargo del comisario inspector José Luis Segovia, logró localizar y detener al hombre.

De acuerdo a la investigación de Arévalo, los primeros abusos comenzaron en el año 2008 cuando la víctima tenía tan solo 6 años y se quedaba solo con quien era la pareja de su madre. Al principio eran manoseos, luego sexo oral a la que la niña era obligada bajo amenazas e incluso golpes.

Estas aberrantes prácticas fueron incrementando la violencia que las rodeaba y el violador, que entonces contaba con 20 años, las repetía cuando aprovechaba la ausencia de la madre.

La niña creció sin poder contar lo que le sucedía y cada vez que tenía ánimo para hacerlo regresaban la violencia, las amenazas y los abusos.

En 2011, con 9 años y con trastornos de conducta que nadie emparentaba con semejante crueldad, la menor sufrió un nuevo nivel de abuso. El ahora detenido comenzó a violarla ya con penetración y lo continuó haciendo hasta que la niña cumplió 12 años.

No solo se trató de la violación sistemática y repetida sino también del método de escarmiento ante la resistencia: cada vez que la niña se negaba a ser sometida sexualmente era golpeada y amenazada de muerte. El desarrollo físico de la menor avanzó en medio de las vejaciones y la anomalía psicológica y psiquiátrica se hizo más notoria.

En el año 2014 cesaron los ataques sexuales, en coincidencia con el deterioro de la relación de pareja entre el violador y la madre de la víctima. Sin embargo, tan perturbada había quedado que no pudo durante los años siguientes exteriorizar su tormento. Recién a mediados de 2017 pudo liberarse y se lo contó a su madre, quien se presentó en la fiscalía de Arévalo a denunciar el caso.

El detenido, que desde hace un tiempo se alejó de la mujer y la niña, no tenía trabajo y vivía en el barrio Juramento. Ahora tiene una celda en la Unidad Carcelaria de Batán y afrontará un proceso por abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido contra una menor aprovechando situación de convivencia preexistente.

LA CAPITAL

No hay comentarios :