Proponen campaña a fin de difundir la opción de la vasectomía para los varones

La campaña comprendería, entre otras acciones, la colocación de afiches en lugares visibles de los establecimientos de Salud y charlas de especialistas en los colegios secundarios municipales.

“¿Quién pone el cuerpo?”, se pregunta la concejala marplatense Marina Santoro (Frente para la Victoria). Habla de planificación familiar y se responde: “en esta sociedad todavía machista es la mujer quien pone cuerpo en la gran mayoría de los casos de anticoncepción quirúgica”.

Al proponer en el Concejo Deliberante, como ordenanza, una campaña gráfica con el título “Vos también podés poner el cuerpo”, aludiendo al varón obviamente, Santoro parte de advertir que desde 2006 está vigente la Ley Nacional 26.130 sobre Salud Sexual y Reproductiva que establece la posibilidad de recurrir de forma gratuita a los servicios del sistema de salud para solicitar le sean realizadas las intervenciones “ligadura de trompas de Falopio”, en el caso de las mujeres, y “ligadura de conductos deferente o vasectomía”, los hombres.

La vasectomía, que consiste en la ligación de los conductos deferentes por donde se deslizan los espermatozoides, requiere sólo de anestesia local. Tampoco demanda reposo. El mismo día el hombre vuelve a la casa y al siguiente puede ir a trabajar.

Contra prejuicios y temores

La ligadura de trompas de Falopio en la mujer, también llamada lisis tubaria, generalmente se realiza durante la cesárea, de modo que esta doble intervención necesita cuando menos de entre 48 y 72 horas de intervención y anestesia total.

Aún así, por desconocimiento o simplemente por cultura y prejuicios patriarcales, el número de ligaduras en mujeres es abrumadoramente mayor respecto del de vasectomías.

La concejal kirchnerista Santoro, frecuente propositora en temas de género, enuncia de manera simple las ventajas de la referida operación en el hombre: no tiene costo, es de bajo riesgo, de breve tiempo, con anestesia localizada y con un posoperatorio prácticamente libre de complicaciones.

Y ante una de las preguntas claves, la de si la vasectomía es “irreversible”, es decir si luego de la misma el hombre ya no será fecundo, responde: “existes dos tipos de intervenciones de este tipo: una irreversible pero la otra no, es decir que el varón luego tendrá la opción de revertirla y volver a estar en capacidad de engendrar hijos”.

En la elaboración de su proyecto, Marina Santoro también se basó en trabajos de la doctora Patricia Urbandt, especialista en bioética y coordinadora del Centro Quirúrgico en el Hospital Interzonal Especializado Materno-Infantil de Mar del Plata; una profesional con treinta años de trayectoria.

Diversas opciones
Al dar su testimonio para el suplemento “Las 12” del diario Página 12, la doctora Urbandt expresa: “se debe partir de una idea central: la ligadura tubaria es una opción anticonceptiva permanente (la más gravosa), entre varias otras disponibles que tienen carácter reversible. Por éso, este tipo de intervención no puede funcionar en forma aislada de la normativa vigente en materia de salud reproductiva y procreación responsable. Si las mujeres recurren a la ligadura de trompas de Falopio como único método de anticoncepción por la fácil accesibilidad, el bajo costo que les genera, su innecesario control posterior y la alta efectividad, no podemos hablar de una opción legítima alcanzada entre otras alternativas válidas. Sería muy positivo que los jueces y efectores de salud pusieran el mismo celo que mostraron para ordenar y acordar las esterilizaciones por vía amparo, para hacer cumplir las leyes de salud reproductiva. No es posible, por ejemplo, que existan períodos en los que un hospital discontinúe la provisión de preservativos o anticonceptivos orales e inyectables. Es de esencial importancia que se encuentren disponible los insumos para que todos los esfuerzos de información, educación y ejercicio de la autonomía personal no caigan en el vacío, ni se concentren sólo sobre una opción drástica de planificación familiar para las mujeres en edad fértil”.

“Es importante, además –puede leerse en el citado artículo del diario porteño– echar por tierra los mitos que se le endosan a la esterilización masculina: no disminuye la líbido, ni se goza menos, ni se tienen pocas erecciones y eyaculaciones. To sigue igual (de bien o mal) que antes de la intervención”.

La campaña gráfica
Precisamente, con los citados y otros argumentos, la concejal Santoro propone en el primer artículo de la ordenanza propuesta: “Declárese la campaña gráfica de difusión de la anticoncepción quirúrgica VOS TAMBIEN PODES PONER EL CUERPO en toda las instituciones de salud pública y privada del Partido de General Pueyrredón”.

También prevé que la campaña forme parte del diseño curricular en materia de Educación Sexual en las escuelas de enseñanza media municipales, para lo cual también imagina a especialistas ofreciendo charlas a los estudiantes.
“Esta campaña servirá para seguir dando la batalla cultural por la igualdad de género, que tiene que ver también, y no digo algo obvio, con los varones”, señaló Santoro.
LA CAPITAL

No hay comentarios :