Después del macabro juego de “La ballena azul”, llega “La ballena rosa”

En contraposición al juego originado en Rusia, su versión "rosa" busca reivindicar la vida a través de desafíos positivos y divertidos.

El mundo aún no sale de su asombro tras conocerse la existencia del macabro juego ruso “La ballena azul” que insta a adolescentes a realizar a todo clase de desafíos peligrosos hasta, inclusive, el de quitarse la vida. La cantidad de adeptos y la vulnerabilidad propia que presentan los más jóvenes hicieron que padres despertaran la alerta sobre a qué se encuentran expuestos sus hijos al estar frente a la computadora y buscaran maneras de protegerlos.

Mientras su creador, Philipp Budeikin, se encuentra detenido desde noviembre del año pasado por la muerte de 130 usuarios jóvenes, cientos de organizaciones comenzaron a buscar alternativas que contengan a los más chicos, permitiendo el surgimiento de un nuevo juego: “La ballena rosa”.

En contraposición con su homónima, la versión brasileña del cetáceo dista mucho de la ideada por Budeikin. Si bien también cuenta con 50 desafíos, estos son mucho más positivos y buscan inculcarle a los jugadores la importancia de las buenas acciones.

Desde ser generosos con alguien hasta hacer reír a una persona, los desafíos de “La ballena rosa” hacen que los niños se involucren en temas como el acoso escolar y los problemas de autoestima. El último reto es salvar una vida.

Los responsables de esta nueva versión son un diseñador gráfico y una publicistas de San Pablo, Brasil. Haciéndose eco de la preocupación de los padres – el país vecino fue el primero latinoamericano en registrar casos vinculados al macabro juego-, ambos profesionales decidieron resignificar el sentido del juego.

“Creemos que todo el mundo tiene la capacidad de ayudar a otras personas y hacer el bien”, explican los creativos en la página de Facebook del proyecto.

El sitio web está disponible en portugués, español e inglés y en él se explican con detalle cuáles son los desafíos y cómo participar.
LA CAPITAL

No hay comentarios :